El cardenal Cañizares recuerda a Ricard María Carles como "hombre de Dios y de fe" y destaca cuánto quería a Barcelona

 

El cardenal Cañizares recuerda a Ricard María Carles como "hombre de Dios y de fe" y destaca cuánto quería a Barcelona

Publicado 17/12/2013 21:18:18CET

VALENCIA, 17 Dic. (EUROPA PRESS) -

El prefecto de la Congregación para el Culto Divino y las Disciplina de los Sacramentos, el cardenal valenciano Antonio Cañizares, ha calificado esta tarde al cardenal arzobispo emérito de Barcelona Ricard María Carles, fallecido este martes, como "un sacerdote de cuerpo entero, un hombre de Dios y de fe, un hombre de Iglesia, a la que amaba con pasión, que vivió enteramente entregado al ministerio sacerdotal y episcopal y siempre a favor de los demás, queriendo a toda la gente que le había sido encomendada".

El cardenal Cañizares ha evocado el "profundo amor" que sintió hasta el final por la archidiócesis de Barcelona el purpurado fallecido, según ha informado el Arzobispado en un comunicado.

"¡Cómo quería a Barcelona, hasta en su muerte porque ha muerto queriéndola, cuánto le fascinaba, cómo le sirvió con qué empeño, acierto y sentido de lo que es un obispo y un pastor conforme a lo que Dios quiere en los tiempos actuales, después del Concilio Vaticano II!", ha indicado.

El cardenal Ricard María Carles "ha amado Barcelona con verdadera pasión, ha sufrido porque cuando verdaderamente se quiere se sufre, ha vivido para Barcelona, ha querido todo lo mejor para ella y ha hecho todo lo posible para que Barcelona tuviese lo mejor, que es el evangelio de Jesucristo, porque él quería un gran futuro de Barcelona", ha subrayado el cardenal Cañizares.

"HOMBRE DE COMUNIÓN"

Por otra parte, ha resaltado el prefecto de la Congregación para el Culto Divino y la Disciplina de los Sacramentos que el cardenal Carles "era un hombre de comunión, de unidad, no era de partidos, ni de grupos, ni de banderías, ni de espiritualidades aisladas o contrapuestas, sino que era de Iglesia, de unión", y ha recordado como "se formó en el colegio de El Patriarca, donde la Eucaristía es el centro y, por eso, era un hombre de comunión, de integración que no hizo exclusión de nadie".

Igualmente, el cardenal Cañizares ha manifestado que Ricard María Carles "ha sido un gran amigo, al que conocí siendo yo muy niño y él seminarista; venía a pasar las vacaciones a Sinarcas con su madre y su hermano y parece como si los viera todavía pasear por aquella carretera a los dos hermanos jugando a la esgrima. Para mí ha sido una gracia gozar de su amistad y hasta el final he estado muy pendiente de él", ha añadido.

"Se pateaba las montañas y parecía como si no pasaran los años por él", ha comentado el purpurado valenciano, que ha precisado que el cardenal Carles "cansaba a todos antes de cansarse él, era un hombre siempre muy alegre, que se transfiguraba cuando estaba en la montaña cerca de Tortosa --de cuya diócesis fue obispo 21 años--, porque era un hombre de mirada alta, que buscaba a Dios y la montaña es símbolo del ascenso a Dios en definitiva".

La actualidad más visitada en EuropaPress logo: La actualidad más vista
Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies