La CEE distingue a periodistas y comunicadores por "poner la Verdad, el Bien y la Hermosura" al alcance de la sociedad

Foto de familia de los galardonados con los Premios Bravo 2015 y la CEE
EUROPA PRESS
Actualizado 28/01/2015 14:53:22 CET

MADRID, 28 Ene. (EUROPA PRESS) -

La Conferencia Episcopal Española (CEE) ha entregado este miércoles los Premios Bravo 2014 a los periodistas, empresas y plataformas de comunicación social que, a juicio de los prelados españoles, han contribuido en mayor medida a "poner la Verdad, el Bien y la Hermosura al alcance de la sociedad".

El galardón, en sus nueve categorías, ha recaído sobre cuatro sacerdotes, el periodista de la agencia EFE Juan Lara (Prensa), el cantautor Nico Montero (Música), la distribuidora cinematográfica European Dreams Factory (Cine), la plataforma digital '#iMisión' (Nuevas Tecnologías) y la campaña del Domund 2014 (Publicidad).

Entre los sacerdotes premiados figuran Enrique Planas, en la categoría Especial, en reconocimiento a su papel como "referente de la comunicación en la Iglesia Española"; el director del programa 'La Misa en España' y presentador de 'Horizonte', Manuel Muñoz, en la categoría de Radio; el director del programa 'Pueblo de Dios', Julián de Olmo, en el premio de Televisión; y Fermín de Mieza, por su labor diocesana al frente de la revista 'El Santo' y como colaborador de medios de comunicación en Cantabria.

El portavoz de la CEE, José María Gil Tamayo, ha subrayado la "dedicación, profesionalidad, y entrega generosa" de todos los premiados y ha asegurado que, a través de su trabajo, han contribuido a poner "al alcance de la sociedad" el "Bien, la Verdad y la Hermosura" necesarios para su desarrollo en libertad.

"Donde no hay libertad de expresión no solo no es posible que haya democracia, sino que se impide la libertad misma y, por tanto, el desarrollo de la persona", ha expresado el sacerdote.

Aún así, ha asegurado que la capacidad de expresión "ampara el derecho a comunicar bien" y ha indicado que eso excluye "lo que pueda ofender, violentaro enfrentar a personas y grupos y aquello que difama, calumnia o falta a la verdad". "El respeto a la libertad de expresión es el respeto a lo que cada uno es, siente o cree", ha subrayado.

Por otra parte, ha hecho alusión al mensaje que el Papa Francisco impartirá en la próxima 'Jornada Mundial de las Comunicaciones Sociales', que se celebrará en Roma el próximo mes de mayo.

"En él nos enseña que la comunicación como descubrimiento y construcción de proximidad es la capacidad de abrazarse, sostenerse, acompañarse, de cifrar las miradas y los silencios, reír y llorar juntos, entre personas que no se han elegido y que, sin embargo, son tan importantes las unas para las otras", ha explicado.

Por su parte, Enrique Planas ha hablado en nombre de los galardonados en esta edición de los Premios Bravo y, además de agradecer el reconocimiento y recordar a los predecesores en los premios y en la comunicación de la Iglesia, ha destacado el avance de la institución en materia de comunicación.

"Antes los obispos y la conferencia no entendían una sola palabra sobre comunicación --ha recordado-- ¡Ahora han aprendido muchísimo!".

Aún así, ha invitado a la Iglesia española y, en particular, a la CEE a "huir del corporativismo eclesial", a "decir las cosas sin ambajes" y a "evitar hermenéuticas que hagan que no se entienda lo que se quiere explicar", entre otras muchas recomendaciones.

NO CORREGIR AL PAPA

Planas ha puesto como modelo al Papa Francisco y ha pedido a los obispos que "no corrijan las palabras del Papa" y que estén "preparados y en condiciones" para ayudarle. "El que habla sabe por qué lo dice y qué efectos quiere obtener", ha indicado.

Asimismo, ha subrayado que el momento actual "no es un cambio de fase sino de época" y ha incidido en la especial importancia de "aprovechar para introducir belleza, armonía, buen estilo, educación" y "construir sin crispaciones", entre otras propuestas. "El frecuente 'y tú más' no sirve absolutamente para nada. Lo que hace es desacreditarle a uno mismo", ha asegurado.

En cuanto a las actitudes, ha hecho especial hincapié en la "alegría" y el "pasárselo pipa" como aspectos fundamentales de lo que debe ser la comunicación de la Iglesia, "pese a que a algunos responsables eclesiales no les molesta el tono fúnebre".

NI POLÍTICA NI TEMOR AL RIESGO

El galardonado ha pedido a los comunicadores católicos y a la Iglesia española "no meterse en política" pero tampoco "temer el riesgo". Según ha asegurado, "ser prudente no es dejar de hacer sino poner los medios adecuados".

En este sentido, ha subrayado la importancia de "creerse" que "la Iglesia es maestra de humanidad" y que "va por delante de la sociedad". "¡El magisterio es tan fenomenal!", ha asegurado

Por último, ha invitado a los responsables de la comunicación eclesial a "rodearse de personas que valgan más que uno" y a fiarse de los cristianos, comprendiendo la Iglesia como una "red". "Hay que actuar con conciencia de red. Es más importante ser nudo que enlace", ha declarado.

El portavoz de la CEE ha concluido el acto con el agradecimiento a los premiados y su felicitación, y ha asegurado que "cuando la comunicación se entiende como un reducir las distancias, saliendo los unos al encuentro de los otros y acogiéndose, se convierte en motivo de gratitud y alegría".