La cercanía a la gente del Papa Francisco implica más prevención en la seguridad, según la Gendarmería vaticana

Actualizado 20/05/2013 17:04:50 CET

ROMA, 20 May. (EUROPA PRESS) -

La cercanía a la gente del Papa Francisco implica mayor actividad de prevención en la seguridad, según precisa el comandante de la Gendarmería vaticana, Domenico Giani, en una entrevista a la revista oficial de la Policía de Estado italiana 'Poliziamoderna'.

Giani es el jefe de los servicios de seguridad y protección civil del Estado de la Ciudad del Vaticano, que se ocupa 'a 360º de la seguridad del Estado del Vaticano' desde la policía administrativa, el orden público hasta la prevención y la policía estradal, a diferencia de la Guardia Suiza que es el ejército del Papa.

"Debo decir que este ser cercano a los pobres y a los más humildes de Francisco es muy bello y apreciado por la gente. Obviamente, esto implica una mayor actividad de prevención de la seguridad llevado a cabo a través de los controles previos a los acontecimientos junto a los colegas de la inspección", asegura.

Además, Giani recuerda que el Papa "estaba acostumbrado a viajar en autobús, en metro, a pie", pero también revela que al día siguiente de su elección como Pontífice "en un primer momento deseaba ir a la Basílica de Santa María la Mayor de un modo, más bien informal, pero después inmediatamente ha entendido cuáles son las nuevas exigencias del al Servicio que ha sido llamado".

En esta línea, el comandante de la Gendarmería vaticana, califica como "muy simpáticas" las primeras salidas sopresas e inesperadas, como Santa María la Mayor y al hospital para visitar al cardenal Jorge Mejía.

Por otro lado, Domenico Giani también menciona que "el compromiso sucesivo ha sido el de su nueva residencia, ya que el Papa no ha ido al apartamento apostólico y ha elegido residir en la Casa Santa Marta", hecho que "ha creado la necesidad de volver a ver algunos protocolos y reforzar la vigilancia en esa parte del Estado pontificio".

Asimismo, Giani explica que su "atención se dirige también a sus contactos, porque Francisco ama las relaciones humanas vivas, por ejemplo el conseguir saludar a los niños y al mayor número de fieles posibles en la plaza".

En esta línea, el encargado de la seguridad vaticana asegura que "es algo natural para un Pontífice" que es primero un sacerdote y su vocación es la cercanía a la gente, el deseo de estar en medio del pueblo y el comandante remarca que "es una característica que tenían también Benedicto XVI y Juan Pablo II (que son los Papas que ha servido antes de Francisco)".

Por último, Domenico Giani remarca sobre las características de los gendarmes vaticanos que "antes que todo es necesario amar a la Iglesia también en las eventuales imperfecciones devidas a los hombres, porque la Iglesia está gobernada de la Providencia".