La CGT recurrirá la orden del Gobierno por la que se revoca el cese de la central nuclear de Goroña

Actualizado 04/07/2012 0:01:10 CET

MADRID, 3 Jul. (EUROPA PRESS) -

La Confederación General del Trabajo (CGT) recurrirá la orden por la que el Ministerio de Industria autoriza a Endesa e Iberdrola a renovar la explotación de la central nuclear de Santa María de Goroña, en Burgos, hasta 2019 al suponer que este acto supone un atentado contra la seguridad jurídica y que "sólo beneficia a los propios propietarios de la planta".

La nueva orden ha sido publicada en el BOE y establece que antes del próximo 6 de septiembre los titulares de la nuclear pueden solicitar una renovación de la explotación por un periodo de seis años como máximo.

La CGT recalca que el cierre de la central permitirá un mejor cumplimiento de los principios de la política energética, una mayor creación de empleo, una mayor seguridad en los ciudadanos y el medio ambiente y una menor dependencia de otros países por la menor importación de uranio.

Además, la CGT cree que la decisión del Gobierno anula un acto favorable para el sindicato, para otros colectivos sociales y ecologistas, así como para los propios ciudadanos. También, califica de "temeraria" la decisión que ha sido adoptada por el ministro Soria, ya que "no ha contado con el tiempo suficiente para realizar con rigor los análisis y valoraciones pertinentes".

El pasado 21 de mayo de 2012, la Confederación General del Trabajo presentó al ministro Soria las alegaciones en contra del procedimiento que permitía ampliar la vida de la central nuclear por entender que atentaba contra el principio de seguridad jurídica, al contrariar una orden del propio Ministerio y ratificada por la Sala de lo Contencioso Administrativo de la Audiencia Nacional en la que CGT fue parte.

CENTRAL DE FUKUSHIMA

La CGT afirma que la central de Garoña mantiene una "tecnología obsoleta, mal mantenida y tan peligrosa como su malograda hermana gemela Fukushima Daichi".

Según recalca el sindicato, debido al actual parque de energías renovables y a la entrada en funcionamiento de las últimas centrales térmicas, existe un exceso de oferta eléctrica, por lo que "prorrogar Garoña empeora la eficiencia del sistema eléctrico, impidiendo que una demanda inferior se acople a la oferta y la entrada de las energías renovables con menores riesgos para el medio ambiente".