CiU plantea al Gobierno la prohibición de la prostitución en carreteras porque supone un riesgo para la seguridad vial

Redada prostitución Camp Nou Guardia Urbana
EUROPA PRESS
Actualizado 22/10/2012 14:28:01 CET

MADRID, 22 Oct. (EUROPA PRESS) -

CiU ha registrado una iniciativa en el Congreso en la que plantea al Gobierno la prohibición de la prostitución en todas las carreteras del Estado porque, a su juicio, supone "un grave riesgo para la Seguridad Vial", después de que en junio comenzaran a multarse las prácticas sexuales en las carreteras catalanas.

Se trata de una proposición no de ley, para su debate tanto en el Pleno como en la Comisión de Seguridad Vial y Movilidad Sostenible de la Cámara Baja, que ha sido recogida por Europa Press.

Más concretamente, CiU quiere instar al Ejecutivo a emprender una serie de medidas que prohíban la ocupación temporal de las zonas de dominio público, de servidumbres y de afección para realizar en ellas usos y actividades relacionadas con la prestación de servicios de naturaleza sexual.

Desde el pasado mes de junio en Cataluña, la Generalitat decidió multar tanto a aquellas mujeres que ejercieran la prostitución en las carreteras de la comunidad, así como a sus clientes, como fórmula para intentar erradicar esta práctica en las vías públicas y, como paso previo a la prohibición en las calles.

Así las cosas, los nacionalistas catalanes argumentan que en los últimos años y, en determinadas carreteras, se ha producido un incremento de prestaciones de servicios sexuales retribuidos que, en su opinión, suponen "un abuso" de los espacios de dominio público reservados a la circulación de vehículos y que conllevan un "grave riesgo" para la seguridad vial.

Es más, defienden que las lesiones producidas a consecuencia de acciones imprudentes en las carreteras constituyen "uno de los problemas de salud", que tienen un mayor impacto en la movilidad y en la mortalidad de la población, además de motivar un gran número de discapacidades.

En este contexto, CiU recuerda que, según la Ley de Tráfico de 1990, se establece la obligación de tener un comportamiento diligente, de manera que no se entorpezca indebidamente la circulación ni se cause peligro, perjuicios o molestias innecesarias.

"A los conductores se les exigen unos determinados comportamientos, como por ejemplo la obligación de utilizar elementos reflectantes por la noche, la prohibición de utilizar teléfonos móviles mientras se conduce, o la obligación de circular por el carril más próximo a la derecha", agrega.

EL CASO CATALÁN

En Cataluña las sanciones por estas prácticas sexuales las tramita el Servicio Catalán de Tráfico (SCT), en base a la nueva Ley catalana de carreteras, que ya contempla prohibir la prostitución en las carreteras. Se considera una infracción grave y las multas pueden llegar a alcanzar hasta los 30.000 euros.

De hecho, la Consejería catalana de Interior ha creado un fichero de datos de carácter personal para poder tramitar los expedientes sancionadores que les permite tratar datos de quienes sean multados como su nombre, nacionalidad, edad y DNI, y el motivo de la multa.

Precisamente, ese mismo mes de junio el ministro del Interior, Jorge Fernández Díaz, avanzó que la reforma del Código Penal podría contemplar una lucha "más eficaz" contra la explotación sexual de mujeres, además de que se planteen este tipo de multas en las carreteras de todo el Estado.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies