La Comunidad de Madrid reintroduce por primera vez en el mundo dos águilas perdiceras criadas en cautividad

 

La Comunidad de Madrid reintroduce por primera vez en el mundo dos águilas perdiceras criadas en cautividad

Actualizado 10/07/2010 16:08:07 CET

MADRID, 10 Jul. (EUROPA PRESS) -

La Comunidad de Madrid ha logrado reintroducir con éxito en el cielo de la región dos polluelos de águila azor perdicera criados en cautividad, una iniciativa pionera en el mundo ya que se trata de la primera vez que dos ejemplares de perdicera criados en cautividad se dejan en libertad en el campo, ha informado hoy el Gobierno regional.

El viceconsejero de Medio Ambiente y Ordenación del Territorio, Manuel Beltrán, ha presenciado este sábado la suelta de los dos polluelos en un nido artificial ubicado en un monte del entorno de la carretera M-501, mediante la técnica conocida como 'hacking' o crianza en libertad.

Tres polluelos de águila perdicera nacieron la pasada primavera en el Hospital de Fauna Herida de Grefa, en Majadahonda, en el marco de las medidas compensatorias del desdoblamiento de la carretera M-501. Uno de ellos permanecerá en estas instalaciones con fines reproductores, mientras que los otros dos ejemplares van a ser reintroducidos en el campo para su vida en libertad, algo que no se había hecho hasta ahora con ningún animal de este programa de cría.

"Aunque ya es el segundo año que se consigue criar en cautividad el águila perdicera, sin embargo es la primera vez que se lleva a cabo un programa de reintroducción de esta especie en el medio natural", ha subrayado Beltrán. El viceconsejero explicó que los dos polluelos han permanecido hasta ahora en el nido con sus padres para evitar su impronta con el ser humano.

Tras superar la edad de 45 días, han sido reintroducidos en la ZEPA Encinares de los ríos Cofio y Alberche, anillados y provistos de transmisores satelitales-GPS para su monitorización.

Los polluelos fueron depositados aprovechando una cueva natural, posible nido antiguo de águila perdicera, donde se calcula que permanecerán unos veinte días hasta que estén preparados para volar. Mientras tanto, los técnicos realizarán un seguimiento intensivo sobre el nido y continuarán alimentando a los dos ejemplares.

La eficacia de la técnica 'hacking', de origen cetrero, se basa en la filopatria, es decir, la fidelidad de estos animales al lugar de nacimiento y, por lo tanto, la tendencia a volver a dicho lugar. De esta forma, con la reintroducción de los dos ejemplares de águila perdicera hoy en el entorno de la M-501, la Comunidad garantiza que estos animales, por su tendencia a regresar cerca de su nido, puedan criarse en libertad en esta zona de la región.

EN PELIGRO DE EXTINCIÓN

En la actualidad, tan sólo dos parejas de águila perdicera crían en la Comunidad de Madrid, por lo que el estado de las poblaciones puede considerarse crítico. "El Ejecutivo regional está plenamente concienciado de la necesidad de recuperar las poblaciones de especies en peligro. Y una prueba de ello es el éxito obtenido en la recuperación no sólo del águila perdicera, sino también del buitre negro o del cernícalo primilla", ha declarado Beltrán.

El viceconsejero ha recordado además que no hace muchos años la población de águila perdicera llegó a desaparecer en la Comunidad de Madrid, después de que hace 25 años hubiera hasta 8 parejas de esta especie en la zona de influencia de la M-501.

En estos momentos, la Fundación para la Investigación y el Desarrollo Ambiental (FIDA), dependiente de la Consejería, cuenta, en colaboración con Grefa, con dos parejas establecidas, dos parejas adultas en proceso de formación y seis parejas formadas por aves adultas no reproductoras, la gran mayoría cedidas por la Junta de Andalucía, y el objetivo es alcanzar unas quince parejas para poder acometer diversos proyectos de reintroducción a la vez.

Los Programas de Recuperación de Especies Amenazadas puestos en marcha por la Consejería de Medio Ambiente, Vivienda y Ordenación del Territorio están consiguiendo resultados muy satisfactorios. Entre las actuaciones llevadas a cabo para la recuperación de estas especies destacan la lucha frente a la mortalidad por el uso ilegal de venenos o choques con tendidos eléctricos; la mejora de la calidad de vida del hábitat de estas especies mediante el afianzamiento de las plataformas de nidificación no utilizadas y la correcta gestión y planificación agraria, cinegética y forestal de estos territorios.

Gran parte de la recuperación de las poblaciones de rapaces en peligro de extinción se ha producido en el entorno de la M-501. Así, este éxito sin precedentes del Programa de Recuperación del Águila Perdicera en la Comunidad de Madrid se enmarca dentro de las medidas compensatorias puestas en marcha por el Ejecutivo regional para el entorno de la M-501.

Estas medidas compensatorias tienen como finalidad preservar los

valores naturales de la zona e incrementar las poblaciones de fauna y flora que caracterizan al suroeste de la región.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies