Condenan a 15 meses de cárcel a una profesora que maltrató a niños de 3 años atándoles o tapándoles la boca con celo

Actualizado 24/05/2013 17:18:56 CET

MADRID, 24 May. (EUROPA PRESS) -

El Juzgado de lo Penal número 16 de Madrid ha condenado a una profesora a quince meses de cárcel y la inhabilitación para el ejercicio de su profesión durante el tiempo de la pena por maltratar a niños de hasta 3 años en una escuela infantil, donde les llegó a atar a la trona para que comieran o tapar la boca con cinta adhesiva para que no gritaran.

En la sentencia, el Juzgado condena a la profesora, que trabajaba en una escuela infantil de Torrelodones, como autora criminalmente responsable de un delito continuado contra la integridad moral con el agravante de abuso de superioridad y el atenuante de dilaciones indebidas.

Como hechos probados, consta que esta profesora, que actualmente tiene 47 años, sometió durante el curso escolar 2007/2008 a niños de aproximadamente 3 años que estaban a su cargo a diferentes malos tratos de manera continuada. En concreto, a una de las niñas la ató a su silla con una cinta de colores, la zarandeó y la puso una cinta alrededor de la boca para que no gritara.

Asimismo, profería insultos diciéndole cosas como que "era tan tonta como su padre" o que no le extrañaba su comportamiento "teniendo un padre tan pijo" como el que tiene. A otro menor de 2 años le puso cinta adhesiva en la boca poniéndole un vaso de zumo delante para que no pudiera beber como castigo por haberse portado mal. Este niño le contó a sus padres que la ahora condenada les pegaba en las rodillas y en los talones.

Como consecuencia de los maltratos hubo una niña que pedía a sus padres que la ataran a la trona para comer u otra que se tapaba ella misma la boca con cinta adhesiva y se intentaba enrollar los brazos con tiras largas de celofán.

La cocinera de la escuela también vio a la profesora insultar a un niño al que decía que era "tonto como su madre" y castigándole sin comer y cómo la condenada se sentaba encima de otro pequeño para agarrarle y tirarle al suelo, y posteriormente atarle con cintas adhesivas a la silla.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies