El conflicto con los piratas ha dejado a Somalia "aún más olvidado por los países donantes y sus sociedades", según ONG

Reuters
Actualizado 30/05/2010 13:00:22 CET

ACNUR alerta de que los conflictos internos provocan que los campos de refugiados estén "completamente desbordados"

MADRID, 30 May. (EUROPA PRESS) -

Algunas de las ONG que trabajan en Somalia aseguran, en declaraciones a Europa Press, que el "conflicto" y la "inseguridad" que ha provocado el tema de los piratas y su repercusión a escala mundial, ha hecho que Somalia pase a estar "aún más olvidado por los países donantes y sus sociedades", distrayendo la atención de los verdaderos problemas humanitarios que afectan a los niños y a sus familias, "pudiendo influir incluso a los niveles de financiación", que, según Unicef, están sufriendo un "déficit para 2010".

En este sentido, la responsable de Cooperación Internacional de Caritas Española en el área de Medio Oriente y Norte de África, Lucía Louis Méndez de Vigo, ha advertido de que "la importancia que se le dio al hecho de los piratas ha motivado que el conflicto de Somalia esté aún más olvidado por los países donantes y sus sociedades" y ha lamentado que la ayuda del 'Plan Atlanta' se haya "focalizado" en los intereses de los países donantes, sobre todo en la protección militar de sus barcos pesqueros, "en lugar de ayudar a la lucha contra las causas de fondo de la piratería como son: el estado fallido, el colapso de la economía o los conflictos civiles en la zona".

La Red Cáritas actúa en la zona septentrional de Somaliland, región que rompió relaciones con Somalia en 1991 tras declararse independiente aunque sin el reconocimiento de la comunidad internacional, con un Plan Humanitario con el que pretenden paliar la grave falta de alimentos y de agua de 70 mil personas. En cuanto a la puesta en marcha de los proyectos, Méndez ha afirmado que "la situación en el terreno es muy difícil y de un gran riesgo" y, por lo tanto, las actividades que apoyan se limitan a ese área, considerada como "relativamente segura". "Ampliar los proyectos a otras zonas en estos momentos es muy difícil debido a la compleja situación política y de seguridad en la mayor parte del país", ha sentenciado.

En cualquier caso, ha señalado que saben por los compañeros que trabajan en el terreno que la situación es de "paz tensa" incluso en Somaliland, donde también han sufrido ataques "pese a ser la zona 'tranquila' del país". En este sentido, ha aclarado que las medidas de seguridad son "parecidas a las de cualquier zona en conflicto", existiendo áreas en las que no pueden trabajar al ser de acceso "demasiado arriesgado".

Por último, Méndez ha concluido que "a la situación crónica en Somalia se suma el recrudecimiento del conflicto en las zonas centro y sur del país y la decisión del Programa Mundial de Alimentos (PMA) de Naciones Unidas de suspender sus intervenciones en la zona sur desde el pasado mes de enero", dejando al país en una situación de "emergencia compleja" que "hace necesario devolver a Somalia a las agendas de los donantes".

HACEN FALTA 14,9 MILLONES DE EUROS, SEGÚN UNICEF

Por su parte, los responsables de Unicef en la zona han insistido en que "la cobertura de los medios de los piratas somalíes sobre el conflicto y la inseguridad del país, ha distraído la atención de los verdaderos problemas humanitarios que afectan a los niños y a sus familias, pudiendo afectar incluso a los niveles de financiación, que sufren un déficit para este año", en el que se deberían recaudar 14,9 millones de dólares para responder al las necesidades humanitarias en la zona. "Cuando el foco atiende sólo a lo que no funciona en Somalia, no se presta atención a lo que se podría conseguir", han apostillado.

Además, han coincidido con Cáritas en afirmar que "el acceso a la zona central y sur del país se encuentra restringido", aunque puntualizan que "los trabajadores nacionales de Unicef pueden entrar en algunas áreas para hacer su trabajo apoyados por seguridad privada y la supervisión del departamento de Seguridad de la ONU".

CAMPOS DE REFUGIADOS "DESBORDADOS"

En cuanto a la situación de los 1,4 millones de desplazados y los 580 mil refugiados en los países limítrofes, la responsable de Relaciones Externas e Información Pública del Alto Comusionado de las Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR), María Jesús Vega, ha asegurado que "es la peor crisis" a la que están asistiendo con los campos "completamente desbordados" y una situación que ha calificado como "espeluznante". "No se da a basto, no tenemos más tierra para entregarles porque el Gobieno de Kenia ha cumplido con creces y no quiere que pasen más y porque tampoco hay fondos suficientes", ha lamentado.

Asimismo, ha apuntado que los combates entre el Gobierno Federal de Transición, apoyado por las fuerzas de pacificación de la Unión Africana, y los grupos armados de la oposición, "están provocando el desplazamiento de más gente, sobre todo en la capital" y la situación "empeora día a día". En este contexto, Vega se ha referido también al problema de la piratería y ha instado a las grandes potencias a "mirar más allá de las costas", hacía un conflicto que lleva más de dos décadas "enquistado", por el cual hay chavales que "nacen, viven y mueren en un campo de refugiados, con muy pocas esperanzas de que su situación cambie".

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies