El Congreso admite a trámite la proposición de Ley para reformar el Código Penal en materia de tráfico

Actualizado 26/06/2007 22:15:05 CET

MADRID, 26 Jun. (EUROPA PRESS) -

El Pleno del Congreso de los Diputados admitió hoy a trámite la proposición de Ley Orgánica para reformar, antes de que acabe esta legislatura, el Código Penal en materia de seguridad vial. Todos los grupos apoyaron la iniciativa presentada por PSOE, CiU, ERC, IC-V, CC y Grupo Mixto, y la proposición se tramitará de urgencia.

La reforma del Código Penal en materia de Seguridad Vial pretende tipificar como delito penal el exceso de unos límites de velocidad concretos, superar una tasa de alcoholemia determinada o circular con el carné retirado o cuando se han perdido todos los puntos.

Así, la propuso la tipificación como delito penal de circular a más de 200 km/h en una autopista, se superan los 180 km/h en una carretera o bien se superan los 110 km/h en caso de un núcleo urbano. Asimismo, se considerará delito penal conducción bajo los efectos de alcohol con una tasa superior al 1,2 gramos de alcohol en sangre, el doble de lo permitido en términos administrativos. Es la tasa más baja de Europa.

También, se tipificará como delito penal la conducción sin el pertinente permiso de conducir, bien porque le ha sido retirado o bien porque ha perdido todos los puntos del carné. Se introduce una disposición adicional que de manera expresa obliga a las Administraciones competentes a revisar los límites de velocidad con el objetivo de adecuarlos para que sean creíbles.

El diputado del PSOE Victorino Mayoral calificó de "prudente, limitada y urgente" la reforma del Código Penal en materia de seguridad vial y destacó que la proposición de Ley está consensuada por la mayoría de grupos. "Es un problema de siniestralidad y violencia vial", indicó Mayoral, y con esta proposición se trata de perseguir el "incumplimiento de la ley por parte de quienes conducen después de habérseles privado el carné", así como "conductas anti-sociales en velocidad y consumo de alcohol".

El 97% de los ciudadanos desean y aceptan el incremento de los controles de alcoholemia, recordó Mayoral, quien dijo que "no se trata de aumentar las penas, sino de fijar claramente los límites de alcoholemia y velocidad que se consideran delito". Asimismo, dijo que entre el 30 y el 50% de los fallecidos en accidentes el alcohol está implicado en ellos", y "con tasas de alcoholemia de 0,3 y 0,5 se multiplica el riesgo por dos, y con tasas de 0,8 a 1,5 la conducción es peligrosa y se multiplica el riesgo por nueve". "En España si se cumplieran los límites permitidos se evitarían 1.000 muertes al año", afirmó.

En este sentido, el diputado de CiU y presidente de la Comisión no permanente de Seguridad Vial en el Congreso, Jordi Jané, destacó que los accidentes de tráfico causan 10 muertos diarios, y se trata en la propuesta de concretar a partir de qué momento se está en la esfera del delito. "Se ha buscado un criterio de sentido común", añadió.

"Se aprobó el permiso por puntos, pero qué pasa con los conductores que siguen conduciendo, pues que tiene que haber una consecuencia penal", afirmó el parlamentario de CiU.

Por el contrario, el portavoz del PP en la Comisión no permanente de Seguridad Vial en el Congreso, Federico Souvirón, señaló: "No estamos de acuerdo con el texto, porque no estamos de acuerdo con el límite de alcoholemia, no por capricho sino en base a la jurisprudencia". En materia de velocidad, Souvirón comentó que "hay que avanzar mucho para alcanzar un punto de encuentro", ya que "existe la percepción social de que los límites están mal puestos".

El parlamentario 'popular' afirmó que la política de seguridad vial del Gobierno del PSOE "sólo modifica normas para modificar conductas", pero no mejora las carreteras ni previene riegos ni estimula la educación.

El diputado del PP, que no votó en contra de la tramitación, mostró su disposición a participar en el debate de esta norma y pidió a la Administración que "haga lo que tiene que hacer y deje de perseguir al ciudadano".

Agustí Cerdá, de ERC, indicó que se clarifican los límites de velocidad a partir de los cuales se considera que se pone en peligro de la seguridad vial, y se congratuló de que se revise la señalización y sea conforme a la realidad. Por su parte, el diputado de IU-ICV Joan Herrera pidió medidas más allá de las penales, como en puntos negros, y consenso entre todos los grupos. El diputado del Grupo Mixto Francisco Rodríguez reclamó más vigilancia en carreteras no principales, porque es ahí donde han aumentado los accidentes de tráfico.

Por contra, la diputada de PNV Margarita Uría indicó que el Código Penal no es la única respuesta, ya que "un buen procedimiento sancionador ahorraría el Código Penal y con penas privativas de libertad no se hacen experimentos".