Constancia, carisma y suerte, la fórmula de los jóvenes 'influencers' para triunfar

345194.1.644.368.20170307223254
Vídeo de la noticia
Actualizado 08/03/2017 12:25:40 CET

Laura Corsini, Carlos Sadness, Vikika Costa y Darío Eme Hache, protagonistas de la nueva edición de Encuentros Jóvenes con Talento

MADRID, 7 Mar. (EUROPA PRESS) -

Constancia y dedicación. Ser honesto y genuino. Tener carisma. Pero ante todo, hay que tener suerte. Esa es la fórmula para triunfar en las redes sociales que cuatro de los más importantes jóvenes 'influencers' españoles, reunidos por Europa Press, han ofrecido ante decenas de personas en una nueva edición de los Encuentros Jóvenes con Talento celebrada en Madrid, y que ha podido seguirse en directo desde internet.

La modista Laura Corsini, el músico Carlos Sadness, la bloguera Vikika Costa y el humorista Darío Eme Hache, que entre los cuatro suman miles de seguidores en Instagram y Twitter, han conversado este martes sobre el éxito en las redes sociales ante un abarrotado auditorio de la Fundación Canal Isabel II de Madrid, en un coloquio moderado por Chema Villanueva, redactor jefe de internet en Europa Press, y presentado por el presidente de la agencia, Asís Martín de Cabiedes.

Los cuatro jóvenes, que desde diferentes disciplinas comparten las redes sociales como el escaparate de sus trabajos, han reflexionado sobre la importancia de internet en sus trayectorias profesionales, revelando las claves para aprovechar sus ventajas sin sucumbir a los peligros de la red.

"No todo el mundo puede tener éxito en las redes sociales, porque te tiene que encantar, y también tienes que sacrificarte, estar todo el día conectada", ha explicado Laura Corsini, que tras estudiar Empresariales en la Universidad Pontificia de Comillas, decidió formarse como modista, y rechazó ofertas de grandes empresas como Inditex para crear su propia marca, Biombo 13. Con dos tiendas en Madrid, asegura que en ellas vende casi lo mismo que a través de internet.

"Si subo fotos, eso se monetiza. Vendo tres veces más cuando hago un directo en Instagram", asegura la modista, que comparte en esta red social -donde acumula casi 75.000 seguidores- fotos en las que viste sus propias creaciones. "Es patético, pero es lo que vende", ha reconocido Corsini, que defiende la necesidad de "tener un buen producto" para hacer negocio en internet.

UNA HERRAMIENTA PARA LA CREACIÓN

El barcelonés Carlos Sadness, de 29 años, músico e ilustrador, puede presumir de ser uno de los jóvenes compositores españoles con mayor presencia en las redes sociales. Más de 50.000 personas le siguen en Twitter, y casi 100.000 en Facebook. "Internet es una herramienta muy potente, pero si me va bien en las redes sociales es porque hago canciones", ha asegurado el compositor.

En ese sentido, Sadness, que se reconoce como parte de la generación que ha crecido en la "democratización de la música" que permitió internet, defiende el uso "profesional" de las redes donde su obra artística se expone sin atender al "mercado". "No valen para crear, pero sí las puedes aprovechar", ha resumido el barcelonés. En su opinión, "hay que ser genuino" en la red. "Y luego podrás gustar más o menos, pero ser tú es fundamental", proclama.

Verónica Costa también cree que la confianza en uno mismo es el mejor activo para despuntar en el inmenso océano de las redes sociales. En su caso, la afición al fitness y la divulgación de recetas asequibles para tener un cuerpo perfecto la han convertido en una celebridad en la red, donde es conocida como Vikika Fitness y es responsable del blog Fit Food Market.

Acostumbrada a dar recetas, también ofrece una para triunfar en las redes. "Valores, constancia y carisma", dice alguien que aglutina más de 400.000 seguidores en Instagram, y que se 'guisa' sus propios vídeos con dedicación autodidacta: "Y eso es lo que atrae a las empresas, porque tú sola haces un contenido para el que se suelen necesitar a 20 personas".

Sin embargo, Costa aconseja no rendirse a las ofertas comerciales. "Yo podría subir diez fotos al día pagadas, pero perdería la esencia. Yo empecé en esto porque compartía lo que amaba, y no quiero olvidar eso", ha confesado. También, que ha rechazado "cosas muy fuertes". "Porque en mi Instagram se ve mucha carne...", ha reconocido mientras se ponía colorada.

"HAY QUE GANARSE LA VIDA"

A pesar de su éxito, los cuatro jóvenes advierten que 'monetizar' la presencia en las redes no es un negocio fácil. "Yo soy tan inteligente que estoy en todas las redes sociales que todavía no se monetizan", ha ironizado Darío Eme Hache, humorista y creador de contenidos, que arrastra a 75.000 seguidores en su cuenta de Twitter y defiende la presencia en las redes como una forma de trabajo.

"Tengo que ganarme la vida", ha proclamado para mostrarse partidario de que los creadores puedan alcanzar acuerdos con marcas. "Si viene el ISIS a que participe en una campaña pues no, pero si es una marca con la que no vea un choque frontal y entienda mi trabajo...", ha justificado Darío, que como la canción de Loquillo, no vino a las redes para "hacer amigos", asegura: "Para eso tengo el parque".

Este licenciado en Periodismo que ha utilizado Vine y otras aplicaciones "para contar historias" reivindica la "honestidad" y la "creatividad" en la red, rechazando el trabajo mecánico y con horario de oficinista de algunos 'youtubers'. "No hay que forzar la máquina, porque la creatividad, si se fuerza, te puede explotar en la cara", ha advertido.

Además de "personalidad, carisma y constancia", el joven humorista señala la "suerte" como el ingrediente fundamental para trascender en las redes, y en la vida en general. "Como ocurre en el arte y en el fútbol, cuántos se habrán quedado en su estudio o su barrio de Brasil sin haber conseguido triunfar", ha recordado ante los asistentes, que han participado activamente en el encuentro formulando preguntas desde sus butacas.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies