La CSI apuesta por un modelo de desarrollo que respete a los trabajadores y a las poblaciones de bajos ingresos

 

La CSI apuesta por un modelo de desarrollo que respete a los trabajadores y a las poblaciones de bajos ingresos

Actualizado 07/11/2008 13:48:08 CET

Lamenta que ni el FMI ni la OCDE "supieron prever la crisis mundial, a pesar los economistas que tienen supervisando la economía"

MADRID, 7 Nov. (EUROPA PRESS) -

El director de la Oficina de Washington de la Confederación Sindical Internacional (CSI) y la Agrupación Global Unions, Peter Bakvis, reconoce que la actual crisis "plantea enormes desafíos al movimiento sindical" y hace un llamamiento "para salvar la economía internacional y los puestos de trabajo que de ella dependen".

"No hay que limitarse a una propuesta a corto plazo destinada a salvar el sector financiero en quiebra, sino que hace falta plantear un modelo de desarrollo que respete a los trabajadores y a todas las poblaciones de bajos ingresos, que brinde una protección social básica a todos y que permita que aumente el poder adquisitivo de la gente a medida que va creciendo la actividad económica", afirma Bakvis en una entrevista publicada en el boletín digital de la CSI.

El experto también lamenta que el FMI y la OCDE, "a pesar de los miles de economistas que tienen encargados de supervisar la economía mundial, no supieron prever la crisis". Por el contrario, tanto la OIT como el PNUD, así como algunos servicios independientes de investigación y organizaciones sindicales, alertaron de desequilibrios existentes entre la economía financiera y la economía real. "Pero solamente constituían una minoría dentro de esa profesión", lamentó.

Bakvis achaca el origen de la crisis a la desreglamentación de las actividades financieras a nivel internacional y al hecho de inflar el valor de las acciones con respecto al valor real de las empresas. Asimismo, asegura que las hipotecas de alto riesgo en Estados Unidos no fueron el elemento desencadenante ya que, "de no haber sido eso, alguna otra cosa habría desencadenado la crisis".

De todos modos, señala que, en Estados Unidos, "la inflación de los precios de los inmuebles no tenía ninguna conexión con la economía real ni con los salarios reales, que desde hacía diez años iban quedando estancados o inclusive bajaban". "El sector financiero permitió que la gente comprara casas a precios que estaban muy por encima de sus posibilidades. Luego vendió las promesas de reembolso, esas hipotecas empaquetadas como productos seguros, a otras partes de distintos puntos del mundo, como Europa. De esta manera, diversas instituciones financieras europeas tuvieron problemas", explica.

RECESION MUNDIAL

Ante esta situación, "y a pesar de las medidas urgentes que se han tomado y de la masiva inyección de fondos que hicieron Europa y Estados Unidos durante estas últimas semanas, parece que estamos encaminados hacia una recesión mundial".

En su opinión, en los países industrializados, el hecho de que los bancos no quieran otorgar préstamos a las empresas sin garantías, "repercutirá en la economía real, es decir, en el sector manufacturero". Asimismo, se prevé un aumento del desempleo, un descenso de los salarios y de otros costos, "lo que planteará desafíos al movimiento sindical".

Mientras, en los países en desarrollo, la crisis financiera se sumará a la crisis alimentaria. A pesar de ello, países como China e India, "se podrán aislar mejor de la crisis" aunque también sufrirán la pérdida de los puestos de trabajo.

Por otro lado, Bakvis lamenta que la crisis ponga en peligro el desarrollo de los empleos 'verdes' aunque, "si se desea salir reforzado a medio plazo, es necesario mantener e inclusive acelerar los gastos del Estado en la economía verde". "No se puede volver a economías que dependan tanto de las energías fósiles. A la larga es imperioso reconvertir la economía", concluyó.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies