El Defensor del Pueblo traslada a la Fiscalía las quejas sobre la exposición de Pamplona que utiliza formas consagradas

Obra de Abel Azcona expuesta en Pamplona
ABEL AZCONA
Actualizado 11/12/2015 19:30:16 CET

MADRID, 11 Dic. (EUROPA PRESS) -

El Defensor del Pueblo ha trasladado a la Fiscalía General del Estado las 12.000 quejas que ha recibido contra una de las obras de la exposición 'Desenterrados', del artista Abel Azcona, en la que utilizó 242 formas consagradas para formar la palabra 'pederastia'.

La muestra, según apunta el Defensor del Pueblo en el escrito que ha trasladado a la Fiscalía, "se considera ofensiva hacia la religión católica y atentatoria hacia la libertad religiosa al utilizar en la misma formas consagradas, obtenidas subrepticiamente, para conformar la palabra 'pederastia'".

Azcona indicó que obtuvo las formas consagradas acudiendo a numerosas misas celebradas en Madrid y Pamplona, y reservando las mismas para su empleo posterior en la exposición.

En las quejas recibidas por el Defensor del Pueblo se alude a que esta conducta podría incurrir en ilícitos penales entre los que se citan los previstos en los artículos 524 y 525 del vigente código penal.

Concretamente, el artículo 524 reza: "el que en templo, lugar destinado al culto o en ceremonias religiosas ejecutare actos de profanación en ofensa de los sentimientos religiosos legalmente tutelados será castigado con la pena de prisión de seis meses a un año o multa de 12 a 24 meses".

Además, el 525 establece que "incurrirán en la pena de multa de ocho a doce meses los que, para ofender los sentimientos de los miembros de una confesión religiosa, hagan públicamente escarnio de sus dogmas, creencias, ritos o ceremonias".

El Defensor del Pueblo ha dado traslado de estas quejas a la Fiscalía General del Estado con el fin de que valore la realización de actuaciones en el ámbito de su competencia, informando a esta institución al respecto.

El coordinador de MasLibres.org, plataforma que ha canalizado estas quejas, Miguel Vidal, ha explicado que se han visto obligados a acudir al Defensor del Pueblo porque el alcalde de Pamplona les ha dado "la espalda" y "sigue permitiendo una afrenta sin precedentes en un espacio público".

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies