Caldera avisa a CiU y PNV que si atiende a sus planteamientos sobre competencias "no habría Ley"

Actualizado 11/05/2006 14:05:23 CET

MADRID, 11 May. (EUROPA PRESS) -

El ministro de Trabajo y Asuntos Sociales, Jesús Caldera, advirtió hoy a CiU y al PNV (partidos disconformes con el proyecto de Ley de la Dependencia) que si atendiera a sus planteamientos sobre la futura norma "no habría Ley" y reiteró que el texto redactado por el Gobierno no invade las competencias autonómicas.

En los Desayunos Informativos de Europa Press, el titular de Trabajo recordó que el proyecto de Ley ha recibido un informe positivo por parte del Consejo de Estado, al entender que el artículo 149 de la Constitución faculta al Estado a establecer "el mínimo común denominador" que deben tener los servicios sociales en toda España.

Además, advirtió de que la futura regulación ha sido pactada "explícitamente" en la mesa de diálogo social por parte de la patronal y los sindicatos. En cualquier caso, el ministro ofreció a estas formaciones políticas que se incorporen al consenso.

"¿Ustedes quieren que los ciudadanos en Cataluña y el País Vasco tengan garantizados estos servicios, o no?. Si tengo que abstenerme completamente de la regulación de los mínimos indispensables no habría Ley y hemos ido hasta donde hemos podido", insistió.

Por otra parte, recordó que se trata de un Ley de cuidados personales para atender a aquellos que no se valgan por sí mismos para realizar los actos de la vida cotidiana, aunque se considerará la necesaria coordinación entre el sistema sanitario y el de la dependencia.

EMPLEO PARA DISCAPACITADOS

Al margen de esta cuestión, el ministro de Trabajo recalcó que los discapacitados son colectivos prioritarios en las políticas de estímulo de empleo. En este sentido, indicó que en la próxima reforma laboral los interlocutores sociales han tenido la sensibilidad para que los discapacitados severos tengan unas ayudas especiales, junto a las mujeres víctimas de la violencia de género y colectivos al borde de la exclusión social. Estos colectivos disfrutarán de más ayudas y por cada contrato que se realice, un discapacitado severo recibirá entre 3.000 y 3.200 euros al año durante toda la vigencia de su contrato, por lo que prácticamente los costes indirectos serán inexistentes para el empresario. "Este aumento está por encima del 30 por ciento de las ayudas actuales", concluyó Caldera.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies