La deshidratación al volante provoca un 33% más de salidas de vía y aumenta la agresividad un 66%, según RACE y ANAFRA

RACE ANAFRA DGT
EUROPA PRESS
Publicado 13/07/2017 14:37:25CET

También provoca un aumento de fatiga y un descenso de concentración

MADRID, 13 Jul. (EUROPA PRESS) -

Un nivel bajo de hidratación y glucosa aumenta en un 66% la agresividad al volante, provoca un 33% más de salidas de la vía y reduce la concentración en un 27%, según unas pruebas neurológicas en simuladores de conducción, realizadas por el RACE en el marco de la duodécima edición de la campaña 'Un refresco, tu mejor combustible'.

En esta edición de la campaña, puesta en marcha por el RACE y la Asociación de Bebidas Refrescantes (ANAFRA) con el apoyo de la Dirección General de Tráfico (DGT), se ha realizado, además de las pruebas en simuladores, un informe sobre hábitos de conducción, elaborado por el Observatorio Español de Conductores (DUCIT), que recoge los datos de una encuesta realizada a más de 1.000 conductores que realizarán un largo viaje este verano.

En las instalaciones del Circuito de Jarama-RACE, catorce automovilistas se sometieron a unas pruebas en las que se controló la respuesta psicogalvánica, los valores recogidos en el electroencefalograma y la medición de la tasa cardiaca, para conocer los efectos que produce la deshidratación en la conducción.

En las pruebas realizadas, se comprobó que en los conductores deshidratados la aparición de la fatiga se adelantaba en un 50% y la concentración descendía en un 27%. Asimismo, los conductores deshidratados realizaron un 17% más de frenazos.

"Hay que turnarse al volante, parar cada 200 kilómetros y estar atento a la deshidratación, tomando cualquier bebida que no tenga alcohol", ha aconsejado el director de seguridad vial del RACE, Tomás Santa Cecilia, al tiempo que ha asegurado que una cosa es "creer que no te cansas" y otra es "lo que de verdad le pasa al cerebro".

EL 55% NO PARA CADA DOS HORAS

El estudio realizado por DUCIT señala que un 55% de los conductores no para cada dos horas, como se recomienda para reducir el riesgo de cansancio, y un 20% no para a descansar durante un viaje largo.

Respecto a la deshidratación, el informe indica que el 20% de los conductores no la identifica como causante de la fatiga o como factor que puede provocar un riesgo de accidente.

Además, aunque el 92% viaja acompañados, "sólo" el 45% declaró que se turna al volante. Este porcentaje aumenta hasta el 80% en los mayores de 65 años y se reduce al 38% en los menores de 34 años.

"Los jóvenes empiezan a tener buenos hábitos de conducción y la mujer tiene mucha más conciencia a la hora de identificar la fatiga y de turnarse al volante", ha señalado Santa Cecila.

Los datos también reflejan que el 30% de los conductores han sentido cansancio extremo en el viaje, y cerca de un 80% reconoce haber sentido somnolencia.

LA FATIGA, CUARTA CAUSA DE SINIESTRALIDAD

Durante la presentación de la campaña, el presidente de ANFABRA, John Rigau, ha afirmado que con esta iniciativa pretenden "colaborar para bajar la siniestralidad" en la carretera, ya que la fatiga es la "cuarta causa de siniestralidad vial" y es, a su juicio, "una causa evitable".

En este sentido, ha añadido que es "evitable cualquier accidente debido al cansancio" y que el trasfondo de la campaña es "muy serio" porque "hay que salvar vidas".

Según datos de la DGT, durante los meses de verano se producirán 86 millones de desplazamientos, el 71% será de largo trayecto y, de ellos, el 35% superará los 1.000 kilómetros.

Por ello, el director del Centro Superior de Educación Vial de la DGT, Perfecto Sánchez, ha señalado que el "punto de partida es preparar el viaje". Así, ha destacado que el vehículo tiene que estar "perfecto" y el conductor "descansado".

"No hay que poner una hora de llegada. Hay que organizar el viaje bien planificado y que sea un motivo de tranquilidad y felicidad", ha indicado, al tiempo que ha advertido que los ocupantes del vehículo tienen que "colaborar" con el conductor y "no ponerle nervioso".

Igualmente, ha destacado que las vías públicas son "espacios de convivencia" en los que "todos" tienen "derechos y obligaciones", y que ser "responsables con los demás".

Por último, ha resaltado que "lo importante es llegar" y que la fatiga "no sólo la tiene el conductor", el resto de ocupantes también. "Todos los del vehículo tienen que ser responsables", ha concluido.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies