Detenidos 8 miembros de una banda dedicada al asalto de chalés en el noroeste de Madrid

Actualizado 30/06/2006 15:11:10 CET

MADRID, 30 Jun. (EUROPA PRESS) -

La Guardia Civil ha detenido a ocho miembros de una banda dirigida por un Latin King que se dedicaba al asalto de chalés ubicados en el noroeste de la Comunidad de Madrid. La organización, a cuyos miembros se les imputan al menos 10 robos con violencia, contaba con el apoyo de dos empleadas de hogar que facilitaban información sobre alguna de las viviendas que luego resultaron asaltadas.

Según informó hoy el Instituto Armado, los detenidos son C.C.D., rumano de 22 años; C.D.D., rumano de 20 años; D.P.L.S., ecuatoriano de 24 años de edad y P.V.C.P., ecuatoriano de 39 años de edad, implicados todos ellos en los asaltos. También han sido arrestadas A.L.M.Q., de 26 años y C.J.M.Q., de 25 años, empleadas de hogar ecuatorianas encargadas de informar al grupo asaltante sobre las viviendas que podrían ser objetivo, y E.Y.C.L., mujer ecuatoriana de 41 años, como presunta encubridora de los hechos delictivos.

El cabecilla de la red era J.F.I.L., varón ecuatoriano de 28 años de edad que actualmente se encuentra en prisión por su implicación en los delitos de asociación ilícita, tenencia ilícita de armas, delito contra los derechos fundamentales, amenazas, coacciones y lesiones.

GRUPO VIOLENTO

Las primeras investigaciones de la denominada 'Operación Comando' se iniciaron a lo largo del pasado año 2005, cuando se detectó la presencia de un grupo que se dedicaba al robo con violencia en el interior de viviendas, generalmente habitadas, en la zona noroeste de la Comunidad de Madrid.

El estudio individualizado de cada caso que iba ocurriendo en la zona permitió a los agentes averiguar que este grupo estaba integrado por ciudadanos de la Europa del Este y por individuos de origen sudamericano, situación poco habitual, puesto que estos grupos suelen actuar con personas de la misma zona.

El pasado mes de noviembre se produjo un asalto en un domicilio ubicado en la localidad de Galapagar, cuyo dueño sufrió un ataque por el que tuvo que ser atendido en un centro hospitalario madrileño. A raíz de este robo, la Guardia Civil sospechó que el personal empleado en el domicilio podría estar implicado en estos hechos.

Las pesquisas posteriores permitieron conocer el entramado que tenían establecido los ahora detenidos, cuyo presunto cabecilla es un individuo que se encuentra en cumpliendo condena por su pertenencia a un violento grupo latino y que fue detenido por la Guardia Civil el pasado 21 de febrero en el marco de la 'Operación Pañuelo'.

COLABORACIÓN DE EMPLEADAS DE HOGAR

La fuente informante detalla que el grupo conocía perfectamente la ubicación de las viviendas objeto de sus asaltos, así como de las que disponían de importantes cantidades de dinero en efectivo. Para ello contaban con la colaboración de algunas empleadas de las viviendas, que les facilitaban información sobre el dinero con el que contaban en ese momento.

Una vez establecidos los objetivos, asaltaban los chalés empleando una "violencia extrema", por lo que en algunos casos sus dueños tuvieron que ser atendidos en centros hospitalarios por las lesiones sufridas en el ataque.

No obstante, en el robo llevado a cabo en un domicilio, los asaltantes simularon agredir a una empleada que colaboraba con ellos y, a diferencia de otras ocasiones, lejos de propinarle una paliza, sólo la dejaron maniatada con lazos y consiguieron sustraer del domicilio más de 30.000 euros.

El dinero que obtenían de los robos era enviado por giro postal fuera de nuestro país. En los diversos registros domiciliarios llevados a cabo en la operación se intervinieron pasamontañas, justificantes de envío de dinero fuera de nuestro país, joyas y bisutería.

A los detenidos se les imputa la autoría de 10 robos con violencia perpetrados en las localidades de El Escorial, Galapagar, El Boalo, Colmenarejo, Torrelodones, Collado Mediano y Alpedrete, si bien, la investigación continúa abierta para el esclarecimiento de otros hechos delictivos en los que pudieran haber estado involucrados.

Las investigaciones han sido realizadas por efectivos de la Unidad Orgánica de Policía Judicial de la Comandancia de la Guardia Civil de Madrid.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies