Devotos del nuevo beato Fray Leopoldo de Granada destacan su "dedicación, fe y bondad"

Actualizado 12/09/2010 15:17:37 CET

GRANADA, 12 Sep. (EUROPA PRESS) -

Muchos de los devotos que han asistido al acto de beatificación de Fray Leopoldo en la Base Aérea de Armilla (Granada) han coincidido en destacar de él su "dedicación", "fe" y "bondad", cualidades que les han movido a acudir a un acto celebrado en un ambiente festivo.

Casi la totalidad de las personas asistentes, unas 60.000, han presenciado la ceremonia sentadas en una silla y han recibido de la organización un 'kit' con una reproducción de las alforjas del fraile, una gorra, un abanico y un pañuelo, artículos con los que la mayoría de los asistentes han ido ataviados.

Al acto han acudido autoridades locales, como el subdelegado del Gobierno en Granada, Antonio Cruz, la delegada del Gobierno andaluz en Granada, María José Sánchez, y el alcalde de Granada, José Torres Hurtado, entre otros.

Según han informado a Europa Press fuentes de la organización, los gastos se han cubierto no obstante, porque muchas de las personas que se habían acreditado -los cálculos eran de unas 100.000-- han decidido finalmente no presenciar la beatificación, aún habiendo pagado previamente un donativo.

María Luisa Delgado y Dolores Linarejo, que han acudido al acto desde Ciudad Real han indicado que tienen "mucha fe" en este beato y creen "plenamente" en los milagros de Fray Leopoldo, al que se le atribuye, al menos, la curación de una mujer.

También de Extremadura, concretamente de Badajoz, Rosario y Ángel Miguel se han alegrado "mucho" de haber viajado a Granada porque ella. "desde pequeñita" siente devoción por Fray Leopoldo y ha asegurado que "siempre" que ha tenido problemas le he pedido ayuda y "siempre" se la ha concedido.

Muy cerca de las primeras filas, ocupadas en parte por gran número de frailes capuchinos y religiosas, se encontraba el matrimonio formado por Caridad Fernández y José Alcaraz, que nacieron en Granada justo el año en el que falleció el fraile (en 1956). Los dos creen "de justicia" que "por fin" se le haya reconocido a Fray Leopoldo como beato, "aunque es ya un santo".

Otra pareja joven granadina, sentada desde horas antes al comienzo del acto, han asegurado que saben de la figura del fraile pero "no en profundidad", por lo que se han decidido a acercarse a Armilla para indagar más en la biografía del nuevo beato del que "siempre" han oído hablar.

Durante la ceremonia, que ha costado más de tres millones de euros a la orden capucina, han sido constantes las visitas de los fieles a los lugares habilitados para obtener algún tipo de refrigerio, y a los más de 1.100 aseos instalados por la organización.

Más de 20 camiones frigoríficos albergaban bebidas y bocadillos y también se han instalado tres hospitales de campaña y un camión con quirófano de la Cruz Roja para atender a los devotos y peregrinos.