Donald Wuerl, un rector universitario, bloggero, conferenciante y consciente de los retos de la Iglesia

Actualizado 01/03/2013 12:54:59 CET

MADRID, 1 Mar. (EUROPA PRESS) -

El Cardenal y Arzobispo de Washington, Donald Wuerl, de 72 años de edad y nacido en Pittsburgh (Pensilvania) está muy familiarizado con las nuevas tecnologías como las redes sociales, donde tiene una cuenta de twitter, o los blogs, donde escribe semanalmente.

Wuerl ingresó en el seminario del Ateneo de Ohio a los 18 años de edad y posteriormente, en 1963, se graduó en Filosofía en la Universidad Católica de América, y posteriormente fue enviado al Colegio de América del Norte en Roma, donde completó sus estudios para el sacerdocio como estudiante en la Universidad Pontificia Gregoriana.

El 17 de diciembre de 1966 fue ordenado sacerdote en la Basílica de San Pedro y obtuvo un doctorado en Teología en la Universidad Pontificia de San Tomás, en Roma. Desde entonces ha sido conferenciante de teología y filosofía en varias universidades, incluyendo la Universidad Católica de América, de la que es su actual rector.

Entre 1981 y 1985 fue el rector del seminario de Saint Paul en Pittsburgh y el 30 de noviembre de ese año fue nombrado obispo titular de Rosemarkie y auxiliar de Seattle. El Papa Juan Pablo II le ordenó obispo el 6 de enero de 1986, a los 46 años de edad. El 12 de febrero de 1988 se instaló en el obispado de Pittsburgh, y el 16 de mayo de 2006 fue designado como Arzobispo de Washington.

Wuerl sirve en varios comités de la Conferencia de Obispos Católicos de Estados Unidos y tiene varios grados honorarios de 11 universidades. Es caballero de la Orden de Malta, de la orden del Santo Sepulcro y en grado cuarto de la orden de Caballeros de Colón.

El 22 de octubre de 2011 fue nombrado Relator General de la XIII Asamblea General Ordinaria del Sínodo de los Obispos que se celebró del 7 al 28 de octubre de 2012 bajo el lema 'La Evangelización para la Transmisión de la Fe Cristiana'.

El Papa Benedicto XVI le creó y proclamó Cardenal en el Consistorio del 20 de noviembre de 2010 bajo el Título de San Pietro in Vincoli. Wuerl es miembro de las Congregaciones para la Doctrina de la Fe y para el Clero y pertenece a los Consejos Pontificios: para la promoción de la Unidad de los Cristianos y para la Cultura.

Además, es director de la Fundación Cultural Papa Juan II. En el Vaticano sirve a la Congregación del Vaticano para la Doctrina de la Fe y para la Congregación del Clero, y ha sido presidente de la Conferencia Episcopal estadounidense.

Según ha informado la diócesis de Washington a Europa Press, el cardenal es conocido por enseñar el ministerio y por su involucración en la educación nacional e internacional, sobre todo en aspectos como el cuidado de la salud y las organizaciones sociales. Asimismo, es el autor de numerosos artículos y libros, incluyendo catecismos que se han convertido en best.-sellers. La enseñanza de Cristo y la Vida Cristiana. Sus últimos libros son Seek First the Kingdom (2012), Faith That Transforms Us: Reflections on the Creed (January 2013), and New Evangelization: Passing on the Catholic Faith Today (January 2013).

ANFITRIÓN DE BENEDICTO XVI EN EE.UU.

Durante el viaje del Santo Padre a Estados Unidos en la primavera de 2008, Wuerl ejerció de anfitrión para Benedicto XVI.

En un artículo del 27 de febrero de 2013 en el periódico on-line de la Archidiócesis, el Arzobispo de Washington subraya que los Cardenales que participarán en el cónclave serán muy conscientes de su cercanía y conexión con Pedro y con los anterioers Papas mientras se busca quien reemplace la silla de Pedro. "Esta será una nueva experiencia personal para mi, ser miembro activo de la votación del cónclave, pero por otro lado, la Iglesia ha estado pasando por este trance durante dos milenios", señala.

Además, sobre este momento histórico apunta que no es un proceso político, sin embargo los americanos están acostumbrados a las elecciones presidenciales. "En este caso no hay nominaciones, ni discursos de campaña", clarifica.

Por ello, considera que en el proceso de elección de nuevo Papa los cardenales deben realizarse cuestiones como ¿qué les está pidiendo Dios en la toma de decisión de nuevo Papa? ¿Quién entre nosotros cuenta con las cualificaciones, las características y las gracias espirituales para llenar esta Silla? ¿Quién es el mejor preparado para gobernar la Iglesia Universal en una manera fructífera?

De este modo, cuando el cónclave comienza la puerta se cierra y se bloquea y el silencio sagrado permanecerá en la Capilla Sixtina y el foco real debe estar en el Espíritu Santo. "La oración y la apertura a los movimientos del Espíritu son la esencia del procedimiento", ha manifestado, al tiempo que destaca que los cardenales tendrán que tener humildad para reconocer lo que el Señor está pidiendo de ellos. Afronto esto como un tipo super retiro espiritual", agrega en el artículo.

ENFRENTAR LA SECULARIZACIÓN

En este contexto, ha manifestado que, a su juicio, uno de los grandes retos que deberá afrontar el nuevo Papa será la "arrolladora influencia de un agresivo secularismo que realmente está ahogando la voz de la religión".

Respecto al legado que el Papa Benedicto XVI deja a su sucesor, Donald Wuerl señala que deberá continuar con la llamada de la Iglesia a renovar su fe y recuerda que los electores deben estar concentrados en su misión espiritual, encontrar nuevas vías para una nueva Evangelización que conserve el mismo mensaje que el Gospel, es decir, la revelación recibida de Jesucristo así como traer la luz, el amor, la verdad, la paz y la justicia a un mundo de forma que la gente lo entienda y desee abrazar este mensaje.

"La misión de la Iglesia es ayudar a la gente a encontrar al Señor (*).El reto para la Iglesia es predicar continuamente de una manera atractiva, para hacerse constantemente tan creíble como sea posible en un mundo que mire a la Iglesia como guía espiritual. El Papa Benedicto ha hecho esto, como hizo su predecesor, y su sucesor hará lo mismo. Cada sucesor de Pedro trae su propia personalidad, pero el mensaje debe ser el mismo", concluye Wuerl.

En la misa oficiada en Washington el 24 de febrero para dar gracias por el Pontificado de Benedicto XVI, el Arzobispo relató su experiencia y vivencias del viaje de Su Santidad a Estados Unidos y subrayó que parte del legado de Joseph Ratzinger será la insistencia en que hay que renovar y abrazar de nuevo la fe y compartirla con los otros.

Por otro lado, señaló que cuando le preguntan por el Papado de Benedicto XVI le vienen dos cosas a la cabeza: que la tarea de la Nueva Evangelización será siempre su marca diferenciadora y no solo para quienes van de forma ordinaria a catequesis, sino sobre todo para aquellos que nunca oyeron hablar de Cristo y con "esfuerzo especial" para aquellos que fueron bautizados y que se han alejado de la práctica de la fe y, en segundo lugar la idea de que Dios está desapareciendo del horizonte humano y la humanidad está perdiendo su rumbo. Finalmente, se refirió a la importancia que Benedicto XVI observaba en el diálogo entre cristianos y musulmanes.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies