Dos ginecólogos de Morín niegan haber hecho abortos con su firma

Juicio Contra El Doctor Morín Por Los Presuntos Abortos Ilegales
EUROPA PRESS
Actualizado 19/09/2012 18:34:44 CET

BARCELONA, 19 Sep. (EUROPA PRESS) -

Dos ginecólogos del equipo del doctor Carlos Morín, acusado de practicar más de cien abortos ilegales en sus clínicas privadas de Barcelona, han asegurado este miércoles al juez que no han practicado parte de las interrupciones de embarazo, pese a que su supuesta firma sí aparece en los historiales de las pacientes.

Durante la segunda sesión de interrogatorios, la fiscal ha preguntado a Ramon T., que se enfrenta a 207 años de cárcel, sobre su participación en algunos de la setentena de abortos en los que consta su supuesta firma y sello, de los que ha reconocido que únicamente realizó una treintena de operaciones o de asistencias puntuales a otros médicos.

Tanto Ramon T. como Antonio R., acusado de 16 abortos por los que el fiscal pide 50 años de cárcel, han negado que rubricasen el libro de quirófano, y el segundo ha explicado que había dos o tres sellos de goma que no estaban cerrados con llave, con lo que podría haber firmado cualquiera.

Ambos han dicho que era la dirección de los centros la encargada de revisar el historial completo de las mujeres y que el director, el médico peruano Carlos Morín, era "el máximo responsable" de la supervisión de estos libros.

También han alegado que las pacientes llegaban a quirófano con todo el diagnóstico hecho y la documentación necesaria, y que previamente ya habían indicado el supuesto por el que querían abortar, lo que se había comprobado por especialistas.

COMPROBACIONES

Antonio R. ha explicado que, de todas maneras, "siempre hacían las comprobaciones" de que se incluyeran los informes clínicos o psicológicos, analíticos y policiales, subrayando que cumplían los plazos que entonces establecía la ley para poder abortar de un máximo de 22 semanas de gestación.

En este sentido, ambos ginecólogos han reconocido que el tiempo de gestación que manifestaba la madre, en el 95% de los casos podría no ser exacto al real con una o dos semanas de error, y que a veces también realizaban ecografías además de operar.

En el mismo sentido que este martes ya indicó el propio Morín ante el juez, Ramon T. ha afirmado que estas clínicas estaban muy especializadas, con personas preparadas, y ha defendido que tiene "una experiencia muy abundante" como médico porque trabaja desde 1980.

Ha añadido que si no se cumplían los supuestos de aborto --malformación, violación y riesgo para la madre-- no operaba porque tenía capacidad decisoria, como tampoco lo hacía si no se había realizado el dictamen psiquiátrico.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies