ElPozo Alimentación se desvincula totalmente de los supuestos maltratos a animales denunciados por Igualdad Animal

Actualizado 21/02/2012 23:38:58 CET

MURCIA, 21 Feb. (EUROPA PRESS) -

La empresa ElPozo Alimentación ha querido desvincularse por completo de los supuestos maltratos animales denunciados por Igualdad Animal, reiterando su "censura" y condenando "este comportamiento propio de salvajes y bárbaros". En este sentido, ha rechazado cualquier forma de sufrimiento animal absolutamente ajena, según la empresa, a su "forma de actuar".

La organización internacional de derechos animales Igualdad Animal ha hecho este martes público un vídeo con imágenes grabadas en la granja de cerdos de El Escobar, situada en Fuente Álamo de Murcia, y que muestra escenas de violencia hacia los animales criados para alimentación y que supuestamente, según denuncian, es práctica habitual en la granja.

En el mismo vídeo se hace mención a que es una granja que cría cerdos para posteriormente venderlos a la empresa murciana ElPozo Alimentación, causándoles un daño irreparable a la empresa cárnica indirectamente.

Desde que conocieron la existencia de un vídeo en el que se vincula, de forma indirecta, a la compañía ElPozo Alimentación, con temas de maltrato animal, desde su Área de Comunicación se han apresurado a desmentir la vinculación con los hechos denunciados y mostrar su "censura y condena" ante los supuestos maltratos.

Ante estos hechos ElPozo manifiesta "clara y rotundamente que no tiene absolutamente nada que ver con las gravísimas actuaciones desarrolladas por las personas que aparecen en los videos difundidos".

Así como que las actuaciones denunciadas no se han desarrollado en ninguna instalación propiedad de ElPozo. No obstante, y como medida cautelar, la empresa ha exigido a sus colaboradores "el cese inmediato de cualquier relación con esta granja hasta que se aclaren los hechos".

De igual forma, se han puesto en contacto con el verdadero propietario de esta explotación ganadera, quien ha asegurado a ElPozo que cumple con la normativa de bienestar animal, contando con los medios técnicos y humanos necesarios para el buen funcionamiento de su actividad, y que lo acontecido se debe "a un acto de venganza por parte de un grupo aislado de trabajadores descontentos de dicha granja".

La empresa alimentaria se ha visto sorprendida por esta polémica, porque precisamente siempre se ha caracterizado por adoptar todos los estándares de calidad en materia de sanidad y bienestar animal, velando por su estricto cumplimiento.

De hecho, ElPozo Alimentación asegura que tiene como "principal factor diferencial" su firme voluntad de servicio al consumidor, y por ello desde su creación implantó como forma de lograrlo un Control Integral de Proceso (CIP) pionero, y que consiste en un sistema de trazabilidad que le permite supervisar directamente toda la actividad y que permite asegurar toda la cadena productiva controlando desde las materias primas hasta la solución final que llega al consumidor.

Por tanto, si finalmente se demuestra "esta monstruosa actuación, que responde a un hecho brutal y atroz, aislado y con manifiesta mala fe de varias personas desalmadas y en nada vinculadas a ElPozo, no puede, ni debe, manchar el buen nombre de nuestra empresa".

ElPozo ha puesto en conocimiento de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado "las viles actuaciones antes referidas con el fin de que sus autores sean puestos de inmediato ante la Justicia".

LA GRANJA

Por su parte, la empresa denunciada, Agropecuaria El Escobar, ha manifestado su "más absoluta condena y repulsa ante los hechos sucedidos" y ha defendido que "estos responden a una mera venganza personal urdida por un grupo de trabajadores y con el único propósito de hacer daño y perjudicarnos a nosotros y a nuestro negocio".

Según el portavoz de la empresa Francisco Vera en sus instalaciones se opera de acuerdo a la normativa sanitaria y de bienestar animal vigente, pasando todos los controles pertinentes y, en ningún caso, se opera con el sadismo y la enajenación que manifiestan estas personas.

"La granja dispone de todos los permisos y autorizaciones administrativas necesarias para el normal desarrollo de esa actividad, disponen de todos los medios técnicos y humanos para garantizar su buen funcionamiento", según el propietario.

De igual forma, Agropecuaria El Escobar ha denunciado los hechos ante la Guardia Civil y los trabajadores han sido apartados de la granja y, además, "se están investigando estos actos deplorables para esclarecer las circunstancias en las que tuvieron lugar".

Finalmente, ha lamentado profundamente los daños causados por estos hechos al municipio de Fuente Álamo, a la comunidad ganadera murciana y en particular a ElPozo Alimentación, que se ha visto salpicada en este escándalo sin tener nada que ver con este asunto.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies