Un equipo de voluntarios que impulsó el traslado de Osman a España recibe al niño a su llegada al aeropuerto

Osman, niño refugiado afgano con parálisis cerebral, llega a España
Europa Press
Publicado 10/05/2016 20:38:00CET

MADRID, 10 May. (EUROPA PRESS) -

Un grupo de voluntarios que impulsó la recogida de firmas para pedir el asilo de Osman, un niño afgano de siete años con parálisis cerebral que permanecía atrapado en el campo de refugiados de Idomeni (Grecia), se ha reencontrado con el menor y su familia a su llegada al aeropuerto Adolfo Suárez Madrid-Barajas tras haber trabajado como voluntarios con los refugiados ubicados en el país griego.

En declaraciones a los medios de comunicación Ernesto Almagro, miembro de Bomberos en Acción, ha reconocido que la situación del menor era "crítica" y por eso impulsaron la iniciativa con la que llegaron a recoger 150.000 firmas en apenas unos días. El pequeño y su familia serán trasladados hoy a Valencia y tras pasar la noche en el Centro de Atención al Refugiado de Mislata ingresará en el Hospital La Fe.

"Su situación es dramática y era cuestión de poco tiempo que empeorase bastante. Es crítica tanto como la de muchísimos otros más niños y familias que siguen allí y parece ser que se han olvidado de ellas", relata Almagro quien apunta que los refugiados sirios que permanecen en la zona son personas "extraordinarias" que acogen a los voluntarios de manera "incomprensible".

Por su parte, Óscar García, voluntario independiente, explica que conoció a Osman y a su familia hace un mes y ha estado con ellos hasta esta misma mañana que ha volado desde Atenas a España. "La familia está muy contenta e ilusionada. Ayer cuando el padre firmó los papeles y pudo decirle a los suyos que hoy volaban quedaron muy contentos, ilusionados y agradecidos", ha resaltado.

Según confiesa, los padres del pequeño piden que se abran las fronteras. "Idomeni es un campo de cultivo donde no debería haber ningún ser humano que no fuera un agricultor. Viven en tiendas de campaña, si llueve, llueve, si hace calor, hace calor... un sitio donde no debería vivir nadie", ha resaltado.

En la misma línea se ha expresado Inés García, sanitario que también ha participado en labores de voluntariado en el país griego, y que denuncia que la situación en el campo de refugiados es "horrible" y refleja la "desesperación de la gente que está huyendo de la guerra". "Se les mete en un ghetto donde malviven e intentan salir cada día y no perder la esperanza pero la esperanza tampoco es algo que se les esté dejando tener", lamenta.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies