España es ya uno de los países que más emigrantes genera en la OCDE

International Migration Outlook ODCE
OCDE
Actualizado 22/09/2015 13:14:07 CET

MADRID, 22 Sep. (EUROPA PRESS) -

España ocupa el puesto número 16 en la lista de países emisores de emigrantes que recoge la OCDE en su último informe sobre tendencias mundiales de migraciones, situándose así entre los 20 Estados que más inmigración genera a terceros por encima de emisores como Bolivia, Perú, Turquía o Nigeria.

Según expone el análisis, presentado este martes en Berlín, España ha pasado de emitir 24.000 emigrantes en 2007 a 93.000 en el año 2013, último del que dispone estadísticas la OCDE. En 2008 se marcharon 40.000 personas, en 2009 fueron 52.000 y 75.000 en el año 2012.

Esto supone que el 1,7 por ciento de los nuevos flujos de inmigración que recibieron en 2013 los miembros de la OCDE procedían desde España, frente al 0,7 por ciento que representaban en el año anterior. Con estos datos, España tiene ya 1.988 expatriados por cada millón de habitantes, es decir, de cada mil, se han ido 8,3.

"La migración desde Europa a países de la OCDE se ha incrementado desde 2009, convirtiendo a Europa en la región de origen del grupo más amplio de flujos migratorios, con un 39 por ciento del total en 2013 (32% si se limita a la UE)", explica el informe.

Los países de la Unión Europea generaron ese año 1,72 millones de emigrantes, un 24,7% más que en 2012 y tienen 3.402 expatriados por cada millón de habitantes, conforme los datos de la OCDE.

En segundo lugar se situó la migración desde Asia, que había alcanzado su punto máximo en 2011 y cuyos ciudadanos siguen siendo un tercio de todos los migrantes que llegan a países de la OCDE. El peso de otras regiones (América, África) en los flujos hacia estos Estados se mantiene estable también desde 2011.

Por países, China encabeza la clasificación de emisores de emigrantes, con 557.000 personas que se dirigieron a otros países de la OCDE en 2013. Le siguen Rumanía, con 300.000; Polonia, de donde salieron 290.000 personas; India, con 213.000 emigrantes; México, con 240.000; Filipinas, que dejó 152.000 emigrantes y Estados Unidos, de donde procedían 148.000 personas a otros lugares de la OCDE.

El octavo puesto es para Italia, cuya emigración se ha duplicado desde el año 2007 pasando de 66.000 expatriados a 127.000. A continuación figuran Reino Unido (108.000), Alemania (107.000) Francia (105.000), Vietnam (102.000), Hungría (96.000), Marruecos (95.000) y Bulgaria, justo antes de España y con cifra similar: 93.000 inmigrantes a otros países. Por debajo figuran países como Rusia, Pakistán, Colombia, Ucrania, Corea, Perú, Brasil, Tailandia, Turquía, Bolivia o Nigeria.

MÁS DE DOS MILLONES DE ESPAÑOLES EN EL EXTRANJERO

En total, son más de dos millones los españoles que viven en el extranjero, cifra que viene creciendo a una tasa internanual cercana al 7 por ciento. Con todo, dos tercios de estas personas nacieron en esos países donde ahora residen y tienen la nacionalidad por ser hijos de emigrantes, conforme refleja el trabajo de la OCDE con datos del Padrón español de Residentes en el Extranjero.

Las comunidades más grandes se encuentran en Argentina (alrededor de 400.000 españoles), Francia (215.000), Venezuela (190.000), Alemania y Brasil (cerca de 120.000 en cada uno).

El informe explica que "como en años anteriores, España registró un saldo migratorio negativo" en 2013, cuando llegaron 248.000 personas frente a las 460.000 que se marcharon. Cuando se trata sólo de españoles, salieron 73.000 frente a los 32.000 que llegaron. Dos tercios de esos emigrantes habían nacido en España y tres cuartas partes estaban en edad de trabajar.

"El stock de población extranjera en España, medida por los registros de población municipales, ha caído considerablemente. Según el INE, figuraban 5 millones de extranjeros a finales de 2013, el 11% del total de la población y 546.000 personas menos que en 2012", recuerda el informe de la OCDE.