Un ex consejero del CSN dice que la revisión de las centrales nucleares anunciada por España es "normal" en estos casos

Actualizado 16/03/2011 16:19:19 CET

Pide "no alarmar" y tacha de "intolerables" las declaraciones del comisario de Energía de la UE

MADRID, 16 Mar. (EUROPA PRESS) -

El catedrático emérito experto en seguridad nuclear y ex consejero del Consejo de Seguridad Nuclear (CSN), Agustín Alonso, ha asegurado que la revisión de las centrales nucleares anunciada por el ministro de Industria, Turismo y Comercio, Miguel Sebastián, tras el desastre de Japón es "normal" en estos casos, ya que también se producirán en el resto de países.

"Cuando hay una averia en cualquier central del mundo, existe un convenio de retroalimentación por el que todo el mundo está obligado, a través del OIEA, a comunicar estos hechos para beneficio de todos", ha indicado Alonso en declaraciones a Europa Press tras el anuncio de Sebastián de llevar a cabo estudios de riesgo sísmico complementarios y de inundaciones en las centrales nucleares españolas.

Así, los estudios que se llevarán a cabo --en los que participarán expertos en sismos y en diseños antisismos-- analizarán aspectos como los máximos sismos previsibles, la situación de cada central y las opciones de reforzamiento, además de analizar si el diseño antisísmico puede soportar las nuevas previsiones. Alonso ha vaticinado que los trabajos serán "largos", ya que es probable que duren más de un año.

Alonso también ha apostado por "reforzar y reanalizar" la seguridad de las centrales nucleares españolas en lugar del proceder a su cierre en caso de no superar los estudios. En cualquier caso, se ha mostrado convencido de que las centrales españolas "están preparadas para un seísmo, tomando como referencia los estudios que se han hecho al respecto". A pesar de todo, ha puntualizado que "si hubiese un sismo más allá de lo previsto estaríamos en dificultades".

DECLARACIONES "INTOLERABLES"

Por otro lado, el experto ha calificado de "intolerables" las declaraciones del comisario de Energía de la Comisión Europea, Günther Oettinger, que calificó este martes de "apocalipsis" el accidente ocurrido en la central nuclear de Fukushima (Japón). "Estas palabras son intolerables y más en el caso de un comisario de la UE", ha asegurado el experto, que ha insistido en que "no hay por qué alarmarse ni decir cosas que no son ciertas". "La extrapolación es alarmista y eso es lo que está sucediendo", ha apostillado.

Además, Alonso ha defendido que, "porque ha ocurrido un accidente en Japón, no se trata de cerrar todas las centrales". En este sentido, el experto ha recordado que otras centrales han soportado el terremoto en Japón mientras que sólo la de Fukushima ha sido afectada por el tsunami.

Por ello, ha pedido "reanalizar" la seguridad en este campo porque existen "soluciones intermedias al respecto" ya que, a su juicio, "parar necesariamente no es la única solución". Así, ha recordado que en países como República Checa o Eslovenia se reforzaron los anclajes de las centrales para que pudieran superar las consecuencias de un seísmo.

"EN JAPÓN SE HA HECHO TODO LO POSIBLE"

En cuanto a su valoración sobre lo ocurrido en Japón, el experto ha destacado que "ha habido un daño muy grande de los componentes de la central, sobre todo por el tsunami más que por el terremoto en sí mismo". Así, se han perdido sistemas de importancia para mantener el reactor seguro a pesar de que, en su opinión, se ha hecho "todo lo posible para mantener el reactor parado".

Alonso ha explicado que la situación "se ha ido deteriorando y complicando con el tiempo" ya que el enfriamiento ha provocado que el combustible nuclear se caliente, lo que supone una reacción química de los metales que están con el vapor de agua a alta temperatura. Esas reacciones producen hidrógeno que sale al exterior y provoca explosiones. Además, el hecho de tener que reducir presión para sacar gas del interior del reactor ha provocado que productos radiactivos volátiles hayan salido de la central.

Según Alonso, "hay que respetar lo que los japoneses han hecho porque han hecho todo lo posible en una situación precaria". Además, ha indicado que "el último recurso" utilizado de regar la zona utilizando helicópteros es similar al que se usa para apagar un incendio. "Aunque el ciclo esté parado, sigue produciendo energía porque los productos radiactivos se desintegran y se convierten en calor. No hay más remedio que apagar el incendio aunque puede que no funcione porque, ¿el agua va a terminar dónde tiene que acabar?", se ha preguntado.

Por ello, ha apuntado a otras soluciones como tratar de inyectar nitrógeno líquido o dejar que el reactor vaya perdiendo durante mucho tiempo la generación de calor. "Con el tiempo se iría enfriando y el reactor quedaría destruido", ha concluido.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies