La extracción de agua influyó en las características del terremoto de Lorca

Actualizado 22/10/2012 13:02:26 CET

MADRID, 22 Oct. (EUROPA PRESS) -

Un estudio con participación del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) y la Universidad Complutense de Madrid ha revelado que la extracción de agua habría influido en el terremoto que afectó a Lorca en 2011, ya que esta práctica habría perturbado la corteza terrestre de la falla de Alhama, la más activa de Murcia.

El equipo de científicos, que lleva desde 2006 analizando las tasas de deformación del terreno del sureste de la península a partir de imágenes de satélite, ha desarrollado un modelo de carga del terreno de la región empleando los datos históricos de extracción de agua subterránea entre 1960 y 2010, así como el área de hundimiento detectada entre 1992 y 2007.

De este modo, pudieron comprobar que la pauta del movimiento de la falla guarda correlación con los cambios en la corteza terrestre causados por un descenso de 250 metros del nivel de agua natural subterránea por las extracciones desde los años 60.

"Este modelo permitió simular los cambios de esfuerzos acumulados en la corteza terrestre desde el comienzo de la extracción de agua y ver de qué modo y dónde afectaba a la falla de Alhama de Murcia", ha indicado uno los investigadores del estudio, Pablo González. Así, el trabajo ha revelado que "coincidían las zonas de máximo movimiento durante el terremoto y de máxima acumulación de energía por extracción de agua subterránea".

Según González, el trabajo utiliza por primera vez un modelo físico que cuantifica las diferentes variables que intervinieron en el terremoto, que se desencadenó "porque en la zona ya había acumulada mucha energía tectónica".

Los resultados señalan que la relación entre el hundimiento causado por la extracción de agua y el tipo de deslizamiento podría, en general, ayudar a entender cómo y dónde se puede producir un terremoto. "El estudio podría ayudar al desarrollo de mejoras en la cuantificación del riesgo sísmico y complementar los mapas que sirven actualmente para definir la normativa de construcción", precisa González.

Asimismo, la investigación, publicada en 'Nature Geoscience', permite delimitar qué condiciones requieren determinadas zonas de la falla para que la ruptura asociada a un terremoto se inicie, propague o detenga. "En el futuro tendremos que profundizar en los aspectos de modelización y en el diseño de redes instrumentales que permitan confirmar y concretar la relación entre terremotos", ha concluido el científico.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies