Los fallecidos por incendios en el hogar en España disminuyen en un 27% entre noviembre y febrero, según un estudio

Incendio en un garaje
TWITTER BOMBEROS SANTANDER Y 112
Publicado 19/03/2018 18:22:42CET

MADRID, 19 Mar. (EUROPA PRESS) -

El número de fallecidos por incendios en el hogar en España ha disminuido un 27% entre los meses de noviembre de 2017 y febrero de 2018 respecto al mismo período de años anteriores. Así lo han constatado la Fundación MAPFRE y la Asociación Profesional de Técnicos de Bomberos (APTB) en el 'Estudio de Víctimas de Incendios en España', documento que determina además, las causas y las consecuencias de los incendios que ocurren en España.

Así, el informe pone de manifiesto que si durante el invierno pasado se produjeron 87 víctimas en toda España, en 2018 se han registrado un total de 66 muertes, 60 de ellas en viviendas, manteniéndose además la tendencia de que 6 de cada 10 de los afectados (60%) son personas mayores de 65 años.

Sin embargo, según el documento, se ha producido un repunte este mes de febrero, con 20 víctimas mortales, que lo convierte en uno de los peores febreros de los últimos cinco años, junto con las 26 víctimas de febrero de 2016, frente a los 14 que se produjeron en 2017.

De las posibles causas conocidas de los incendios de este año, casi 7 de cada 10 se han producido por aparatos productores de calor, lo que, según los realizadores del estudio indica que el frío es el "mejor aliado" para que se produzcan fallecimientos por este tipo de accidentes, seguido de los de carácter eléctrico, que registran 2 de cada 10.

Con respecto al lugar donde se originó el incendio, destacan el salón y el dormitorio, lugares donde se originan 8 de cada 10 fuegos. Además, más del 40% de los incidentes se produjeron por la noche.

Por comunidades autónomas, Andalucía, con 15 fallecidos, y Cataluña y Comunidad Valencia, ambas con nueve fallecidos, son las comunidades con mayor número de víctimas mortales.

Por último, los impulsores del estudio han recordado la necesidad de usar detectores de humos, como el mejor sistema para alertar de un incendio, especialmente si este se produce por la noche, así como extremar la precaución con estufas y braseros, velas, cableado defectuoso, tomas y enchufes sobrecargados y mantas eléctricas.