La Federación Internacional de Periodistas y RSF denuncian las agresiones sufridas por reporteros en Egipto

Actualizado 24/11/2011 16:53:50 CET

MADRID, 24 Nov. (EUROPA PRESS) -

La Federación Internacional de Periodistas (FIJ) y Reporteros Sin Fronteras (RSF) han denunciado este jueves las agresiones y los arrestos que se han producido en los últimos días en Egipto de reporteros que estaban cubriendo las protestas contra las autoridades militares del país y que han degenerado en disturbios con las fuerzas de seguridad.

Según la FIJ, que cita datos del Sindicato Egipcio de Periodistas, al menos 16 periodistas y fotógrafos han sido atacados y en algunos casos han sufrido heridas graves, mientras que otros han sido detenidos, desde el viernes pasado.

"Condenamos en los términos más firmes posibles el uso de la violencia contra periodistas y pedidos la inmediata liberación de los reporteros que han sido detenidos", ha señalado el presidente de la FIJ, Jim Boumelha, en un comunicado.

"Los medios deben ser libres de informar sobre los hechos que están ocurriendo en Egipto y estamos muy preocupados de escuchar historias de represión y violencia hacia los representantes de la prensa", ha añadido.

El Sindicato de Periodistas Egipcio, precisa el comunicado, ha acusado a las autoridades en El Cairo y Alejandría de ordenar ataques contra los periodistas que cubrían las protestas el sábado.

Así las cosas, la FIJ ha pedido a las autoridades egipcias que asuman la responsabilidad de garantizar la libertad de prensa en Egipto. "Las autoridades egipcias deben garantizar que los periodistas son capaces de realizar su trabajo sin temor ni obstáculos", ha subrayado Boumelha.

Por su parte, RSF ha denunciado que "desde el 19 de noviembre los periodistas han sufrido la represión de las fuerzas de seguridad" y "algunos periodistas han sido golpeados y detenidos". Asimismo, añade la ONG en un comunicado, "también se han confiscado o se han destruido los equipos de algunos profesionales de los medios de comunicación".

RSF "condena los ataques a todos los civiles, incluidos periodistas, que están particularmente expuestos a las represalias de las fuerzas de seguridad por la naturaleza de su trabajo", remacha el texto.