Fernandez Díaz insiste en que hay "un problema de inmigración irregular" en la UE, pese los avisos de FRONTEX y ACNUR

Publicado 25/06/2015 12:03:58CET

MADRID, 25 Jun. (EUROPA PRESS) -

El ministro del Interior, Jorge Fernández Díaz, insiste en defender que "en este momento el problema es inmigratorio, de inmigración irregular" en la Unión Europea, contra lo que advierten la propia Agencia europea para el control de la frontera exterior (FRONTEX) y el Alto Comisionado de Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR), que cifran en más del 80 por ciento la proporción de personas necesitadas de protección internacional entre quienes llegan cruzando el Mediterráneo.

En una entrevista en la SER recogida por Europa Press, el ministro justificaba en estos términos la negativa de España al sistema de reparto de refugiados entre los Estados miembros que ha propuesto Bruselas. Aunque ha defendido que el "problema" de la UE es la inmigración irregular, ha dicho a continuación que los afectados por las cuotas son sirios y eritreos, es decir, personas que huyen de la guerra y la persecución.

"En este momento el problema es inmigratorio, de inmigración irregular. Lo que ha dicho la Comisión Europea es que 40.000 sirios y eritreos sean distribuidos entre distintos países de la Unión. Eso no solo no soluciona el problema sino que lo agrava, va a generar un efecto llamada clarísimo", ha asegurado Fernández Díaz.

En su opinión, "hay que actuar con una política que vaya a las causas, a los países de origen y tránsito de esa inmigración, ayudando con cooperación", aunque no ha especificado de qué forma habría de hacerse en un caso como el de Siria, que lleva cuatro años en guerra. Sí ha reconocido que España ha recortado su presupuesto de ayuda al desarrollo: "Eso es cierto y ahora, habrá que incrementarlo".

"El problema que tiene Europa en estos momentos para resolverlo tenemos que ir a actuar no solo sobre las consecuencias, el drama humanitario en el Mediterráneo Central, sino también sobre las causas y si no, ponemos parches pero puede ser pan para hoy y hambre para mañana o peor todavía, generar un efecto llamada de tal manera que no sólo no contribuyamos a resolver el problema sino que lo agravemos", ha dicho el titular de Interior.

El director adjunto de FRONTEX, Gil Arias, afirmó a finales del pasado mes de abril, cuando en Bruselas comenzaban a dar forma a la propuesta de respuesta conjunta a la crisis en el Mediterráneo, que "más del 80 por ciento de la inmigración que llega a Europa es potencial beneficiaria de protección internacional".

En este sentido se ha pronunciado en reiteradas ocasiones el ACNUR, la última con motivo del Día Internacional del Refugiado, el pasado 20 de junio, cuando su representante en España, Francesca Friz-Prguda, llamó a Gobierno y partidos políticos a cambiar el discurso, pues lo que recibe en la actualidad son personas que huyen de la guerra y la persecución, no inmigrantes en busca de trabajo.

"En este país hay una enorme confusión entre inmigración y protección internacional y no sé si es por descuido. El Asilo está ausente en el discurso oficial de la política española. Invitamos a dejar a un lado el discurso de la inmigración irregular, que no ilegal porque ninguna persona puede ser ilegal, y tener en cuenta que la crisis hoy no es de migraciones, sino de refugiados, de no acceso a la protección internacional en Europa", aseguró.