Hermano Alejandro Herrero, uno de los récord en misiones tras 80 años en Argentina: "Cuando Dios llama, él sabe por qué"

 

Hermano Alejandro Herrero, uno de los récord en misiones tras 80 años en Argentina: "Cuando Dios llama, él sabe por qué"

Actualizado 02/02/2013 13:13:23 CET

MADRID, 2 Feb. (EUROPA PRESS) -

El hermano español Alejandro Herrero Montes que ha vivido 80 de sus 94 años en Argentina trabajando como misionero de los Hermanos Maristas de la Enseñanza, Pequeños Hermanos de María, ha animado a los jóvenes a aportar "su granito de arena" desde el camino al que Dios les llame, con motivo de la Jornada Mundial de la Vida Consagrada que se celebra este sábado.

Nacido el 3 de mayo de 1918, el joven Alejandro Herrero, decidió con tan solo 12 años, dejar atrás su localidad natal, Carrión de los Condes, en la provincia de Palencia, donde ya había comenzado su formación en el seminario de los maristas, para partir junto a otros seis compañeros hacia Argentina.

Herrero había seguido "casi inconscientemente" la vocación de su hermano mayor que ya era marista por entonces, pero no sería el último de su familia en hacerse sacerdote, ya que otro hermano también siguió sus pasos.

Pero este sacerdote quería dedicar su vida a la misión y así lo ha hecho desde que en 1930 llegó a Argentina, donde ha dedicado su vida a la enseñanza a jóvenes. "Empecé con chiquillos y fui avanzando en edades progresivamente hasta los chavales más mayores. Después me dediqué a atender y acompañar a los antiguos alumnos", ha recordado.

Actualmente, aunque no ha dejado de trabajar, la edad le ha obligado a pasar de la misión en la enseñanza a la misión de la oración desde una residencia de ancianos en Luján. "Con 94 años no puedo hacer mucho ya, aunque se es misionero con la oración", ha asegurado.

Sin embargo, lo que este misionero español en Argentina también puede hacer es ayudar a los jóvenes españoles que están sopesando su vocación: "Cuando Dios llama, él sabe por qué. Tenemos que rezar para que sepamos cuál es la verdadera voluntad del Señor, y de acuerdo a eso, pedir las gracias para continuar en ese sendero que el Señor nos pone por delante".

Al echar la vista atrás, este misionero ve que la labor de nadie es "insustituible" pues "todos son necesarios" y tienen que "aportar su granito de arena". No obstante, le resulta "difícil" recordar los proyectos concretos que más le han impresionado.

Pero en lo que no duda el hermano Alejandro es cuando se le pregunta si está contento con su vocación. "Sí, sí", afirma convencido de que cada uno está satisfecho en la medida en que ha podido ser fiel al Señor. A su juicio, más allá de lo que uno mismo piense de su trabajo, ha de pensar más bien "qué es lo que pensará el Señor de cada uno".

El Día Mundial de la Vida Consagrada se celebra desde 1997 por iniciativa del beato Juan Pablo II, y este año tendrá lugar en el marco del Año de la Fe bajo el lema 'Signo vivo de la presencia de Cristo resucitado en el mundo'.

Según explica el obispo de Santander y presidente de la Comisión Episcopal de la Vida Consagrada (CEVC), en este día, "los consagrados, con su modo carismático de vivir el seguimiento de Jesucristo, son puestos en el candelero de la Iglesia para que, brillando en ellos la luz del Evangelio, alumbren a todos los hombres".

"Ellos y ellas, por el Espíritu de Cristo resucitado, pueden entregarse sin reservas a los hermanos y a todos los hombres, niños, jóvenes, adultos y ancianos, por el ejercicio de la caridad, en las escuelas y hospitales, en los geriátricos y en las cárceles, en las parroquias y en los claustros, en las ciudades y en los pueblos, en las universidades y en los asilos, en los lugares de frontera y en lo más oculto de las celdas", asegura.

La actualidad más visitada en EuropaPress logo: La actualidad más vista
Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies