Dos piquetes informativos con vuvuzelas 'toman' los bancos de plaza de Cataluña de Barcelona

Actualizado 29/09/2010 12:35:19 CET

BARCELONA, 29 Sep. (EUROPA PRESS) -

Dos piquetes informativos, de una quincena de personas cada uno, han recriminado con vuvuzelas y petardos la entrada de trabajadores a las sedes del BBVA y el Banco Santander en plaza de Cataluña, en pleno centro de Barcelona, según ha podido comprobar Europa Press. Mientras tanto, el antiguo edificio de Banesto sigue 'okupado' por un centenar de activistas desde el pasado viernes.

Ante el banco BBVA, uno de los piquetes portaba una pancarta que rezaba 'Defendemos la ocupación. Huelga general', y que se ha dedicado a abuchear a todos los trabajadores que entraban a las oficinas entre las 8.00 y las 9.30 horas. Lo mismo ocurría en la sede del Santander, en la esquina de plaza de Cataluña con Passeig de Gràcia. Todos ellos armaban escándalo con la trompeta usada por los aficionados en el pasado Mundial de Sudáfrica.

La fachada del antiguo Banesto ha quedado tapada por numerosas pancartas y carteles colgados en los balcones y las dos estatuas de su entrada principal. 'La Banca nos asfixia, la patronal nos explota, los políticos nos mienten, CC.OO. y UGT nos venden. A la mierda', dice un gran cartel desplegado en la fachada, así como otros que dicen 'Esto no es crisis, es capitalismo' y 'Sólo nos queda perder el miedo'.

La acción aislada de los piquetes contrastaba con la plena normalidad del resto de establecimientos. Farmacias, restaurantes, fruterías y todo tipo de pequeños y grandes comercios han abierto sus puertas ante el paso de escasos viandantes por la zona, que registra una inusual y escasa circulación de vehículos en la misma plaza y en sus alrededores. Además, las calles están especialmente sucias, con papeleras llenas a rebosar y suelos plagados de latas y papeles.

También rompen la normalidad las patrullas de los Mossos d'Esquadra y de la Guàrdia Urbana que vigilan el centro de la ciudad.

Los ciudadanos no han encontrado dificultades en los principales accesos al transporte público, con algún delegado sindical informando sobre la huelga. Los autobuses circulan con normalidad, a pesar de estar cumpliendo los servicios mínimos, lo que genera colas de hasta 20 personas en las principales paradas.

Todos los quioscos del centro han cerrado, salvo uno ubicado en la Ronda de Sant Antoni, cuyo propietario ha explicado a Europa Press que desea ofrecer unos "servicios mínimos" a sus clientes, por lo que más tarde cerrará sus puertas.

Ha explicado que es autónomo y que no puede permitirse dejar de trabajar durante un día. Además, ha asegurado que las distribuidoras han trabajado esta mañana, y que, en caso contrario, él también habría cerrado.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies