Imputan a dos limpiadoras de la residencia de ancianos de Alhama por homicidio y lesiones imprudentes

Actualizado 26/06/2007 18:43:40 CET

ALHAMA DE ALMERÍA (ALMERÍA), 26 Jun. (EUROPA PRESS) -

La Guardia Civil ha imputado a dos mujeres, que responden a las iniciales M.P.M.G. y C.A.A., por el fallecimiento el pasado día 21 de un anciana de 75 años y la intoxicación de otras tres personas en la residencia de la tercera edad 'Nicolás Salmerón' de Alhama (Almería), según informaron a Europa Press fuentes del Instituto Armado.

Las dos únicas personas responsables penalmente hasta el momento del envenenamiento, aunque la investigación sigue abierta, pertenecen al servicio de limpieza del centro y a ambas, de 59 y 47 años de edad, se les acusa de la comisión de un delito de homicidio y tres de lesiones por imprudencia.

Al parecer, y según las diligencias del Juzgado de Instrucción número tres de Almería que se ha hecho cargo del caso, las cuatro víctimas, que se encontraban en el momento de los hechos en la misma habitación de la residencia, ingirieron el contenido de una botella que contenía agua mezclada con salfumán.

Fuentes de la Comandancia de Almería indicaron, asimismo, que las imputadas, con distintos grados de responsabilidad en la gestión de la limpieza del centro, podrían haber olvidado la citada botella en el aseo de las dependencias donde se encontraban la anciana fallecida y las otras tres personas, de muy avanzada edad, que resultaron intoxicadas.

El caso, aún bajo secreto de sumario, se destapó el pasado jueves tras conocerse la muerte de M.M.L. en el Hospital Torrecárdenas de la capital donde ingresaba 24 horas antes junto a otros dos residentes que, en el día de ayer, recibían el alta médica de la UCI y eran trasladados al hospital de Cruz Roja de Almería con pronóstico estable dentro de la gravedad.

El tercer afectado por la ingestión de esta sustancia cáustica fue atendido en la Clínica Mediterráneo de la capital y recibía el alta médica también en el día de ayer.

La Delegación provincial de Salud de la Junta de Andalucía, que ya ha culminado la investigación epidemiológica, descartó en un primer momento que el origen del envenenamiento fuese alimenticio o derivado del consumo de agua de la red general de suministro al centro, ya que la afección se localizó en sólo cuatro residentes.

Por su parte, la Delegación provincial para la Igualdad y el Bienestar Social ya ha remitido a la autoridad judicial el informe sobre este centro privado que sigue funcionando con normalidad, ya que la inspección de los técnicos reveló que cumple con todos los requisitos necesarios y tiene todas las autorizaciones en regla.