El incendio en una emblemática droguería de Barcelona provoca una gran humareda tóxica

Actualizado 18/06/2006 20:34:30 CET

MADRID, 18 Jun. (EUROPA PRESS) -

Trece dotaciones de los Bomberos de la Generalitat, junto con los Bomberos Municipales, acudieron a sofocar, en la mañana de hoy, el incendio que se produjo en la centenaria droguería Can Boter, ubicada en el centro de Badalona (Barcelona). Como consecuencia, se tendrá que derribar gran parte de la fachada del edifico que ha quedado casi destruida. El fuego no causó daños personales, pero provocó una gran humareda tóxica al quemar una gran variedad de productos químicos almacenados en la droguería y un edificio contiguo tuvo que ser evacuado.

El incendio, cuyas causas todavía se desconocen, se originó en la planta tercera de la droguería a las 9.43 horas. Una planta muy afectada debido a la gran cantidad de productos químico e inflamables que almacenaba como pinturas, disolventes, papel o cartón. Durante la operación de extinción los bomberos tuvieron que realizar un exhaustivo procedimiento de limpieza para que no volvieran a brotar llamas en esa zona del edificio.

El subinspector de Bomberos de la Generalitat, Jordi Millor, explicó que las tareas de extinción se realizaron "mediante un ataque contundente de agua y espuma", reduciendo la humareda desde la calle y desde las casas de enfrente. El fuego se controló durante la mañana, pero aunque la fachada histórica, situada en la Calle del Mar se pudo salvar, el Subinspector aseguró que la otra entrada al edificio, por la calle Canonge Baranera, tendría que ser derribada. La caída del techo del edificio facilitó el trabajo de los bomberos al beneficiar la salida de humos.

MAÑANA VOLVERÁN A CASA

Tras el suceso, el arquitecto municipal realizó una valoración de las viviendas colindantes y decretó que los residentes que habían sido evacuados deberán esperar por lo menos 24 horas, tiempo necesario para el enfriamiento del edificio. Los vecinos, acompañados de los bomberos, pudieron recoger algunas de sus pertenencias para pasar la noche en casa de familiares o en alojamientos destinados por el Ayuntamiento.

Los testigos dicen haber visto una gran bola de fuego que luego se convirtió en humo negro. Una de las vecinas explicó que ya se temían una desgracia como esta. "Nosotros teníamos claro que el día que se incendiara la Can Boter nosotros volaríamos, hay muchos productos químicos", aseguró. La alcaldesa de Badalona, Maite Arqué, que lamentó los hechos ocurridos, explicó que la tienda tiene un permiso antiguo "aprobado desde hace muchos años" y que ahora se estaban adaptando a la nueva normativa sobre medioambiente, que entró en vigor el año pasado.

El incendio se produjo en el día en que se celebraba en este barrio de la ciudad la fiesta mayor, por lo que el escenario que se había montado enfrente de la droguería tuvo que ser destruido para no obstruir los trabajos de extinción. El emblemático teatro Zorrilla, contiguo a la droguería, se vio afectado por el humo.