Investigan al propietario de un caballo que sufría una grave lesión producida por un lazo metálico

Publicado 19/09/2017 19:42:57CET

SANTIAGO DE COMPOSTELA, 19 Sep. (EUROPA PRESS) -

La Guardia Civil investiga al propietario de un caballo que sufría una grave lesión producida por un lazo metálico. En concreto, se le investiga por un delito de maltrato y abandono de animales, y otro contra la salud pública.

Los hechos se iniciaron cuando la Guardia Civil tuvo conocimiento mediante llamadas de particulares, asociaciones de protección a la naturaleza y redes sociales, de la existencia en el Monte da Graña Cures-Boiro de un caballo que sufría una herida en la pata delantera izquierda.

La lesión se había producido al verse atrapada la pata en un lazo metálico de los usados para jabalíes u otros animales, provocando ataxia, inflamación y rotura de tendones y articulaciones en la extremidad del animal, lo que podía haber provocado su muerte de no haber sido rescatado y tratado por profesionales veterinarios a tiempo.

Para localizar al propietario del animal, la Guardia Civil tuvo que realizar labores operativas de búsqueda, ya que el individuo en cuestión huía cada vez que se percataba de la presencia de los efectivos. Finalmente, pudo ser localizado en el interior de un galpón cercano a su domicilio, donde se le pidió que acompañase a las patrullas hasta donde se encontraba el caballo herido.

Una vez que la Guardia Civil y el propietario se personaron en el Monte da Graña, donde se hallaba el animal herido, J.G.R. reconoció ser el dueño del animal y que no le ha procurado al animal ningún tipo de atención veterinaria.

MALA CONSERVACIÓN DE RESTOS ANIMALES

Cuando la Guardia Civil intentaba localizar al propietario del animal, visualizó en uno de los cobertizos cercanos a su vivienda un canal de res colgado y eviscerado, pieles de animales con sal, utensilios para sacrificios de animales y esvisceración y hasta un frigorífico desconectado, destacando el olor nauseabundo que salía de los arpones por la mala conservación de los restos animales.

Las condiciones del sacrificio de animales a los que se podía estar dedicando no cumplían los requisitos de bienestar animal ni higiénico-sanitarias exigidas, estando prohibidas por la gestión de los MER. También se hallaron varios animales sin identificar, concretamente tres terneros, dos cabras, dos ovejas, una cerda, dos lechones, una yegua torda y un potro castaño. Por todo ello, se investiga si se realizaban labores ilegales de venta de carne.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies