Joao Braz de Aviz, de sacerdote de las favelas a cardenal en Roma

 

Joao Braz de Aviz, de sacerdote de las favelas a cardenal en Roma

Actualizado 01/03/2013 12:23:53 CET

MADRID, 1 Mar. (EUROPA PRESS) -

El brasileño Joao Braz de Aviz participa por primera vez en un Cónclave para elegir al Papa. Fue precisamente Benedicto XVI quien le llamó a Roma en enero de 2011 para dirigir la Congregación para los Institutos de la Vida Consagrada y las Sociedades de Vida Apostólica y un año después le nombró cardenal.

La decisión del ya Pontífice Emérito de llevar al prelado brasileño a la sede del Vaticano no ha pasado inadvertida para el director del colegio Echalar de la Universidad de Navarra y antiguo profesor de Teología Pastoral, Enrique Borda, que relaciona este hecho con el viaje del Papa a Brasil en 2007 donde se reunió con el episcopado.

Borda ha recordado que Braz de Aviz, a quien tuvo ocasión de conocer personalmente en unas jornadas de trabajo, llegó a Roma porque "Benedicto XVI lo llamó" a diferencia de otros prelados como "Leonardo Sandri que, siendo un hombre muy fiel y cercano a Juan Pablo II" ya se encontraba en la sede papal cuando Benedicto XVI inició su Pontificado.

Hasta su llegada a la Ciudad del Vaticano, la vida de Braz de Aviz transcurrió en Brasil, donde nació el 24 de abril de 1947 en Mafra en el seno de una familia numerosa. Siguiendo los pasos de su hermano mayor, también sacerdote, e influido por la espiritualidad de la unidad del Movimiento de los Focolares, con once años decidió ingresar en el seminario menor del Instituto para las Misiones Extranjeras en Assís, en el estado de Sao Paulo.

Completó sus estudios teológicos en Roma, donde obtuvo la licenciatura en Teología por la Universidad Pontificia Gregoriana y el doctorado en Teología Dogmática en la Universidad Pontificia Lateranense.

El 26 de noviembre de 1972 fue ordenado sacerdote para la diócesis de Apucarana, donde trabajó en varias parroquias. Posteriormente fue nombrado rector de los seminarios mayores de Apucarana y Londrina, y enseñó teología dogmática en el Instituto Pablo VI de Londrina, según recoge la página oficial del Vaticano.

Desde su ordenación, el religioso consagró su trabajo a las clases más humildes. "La decisión de mirar a los más pobres nos daba una esperanza grandísima, sobre todo a quienes veníamos de familias humildes", declaró Braz de Aviz, en una entrevista publicada por la revista '30 Giorni' en mayo de 2011 (http://www.30giorni.it/articoli_id_77623_l2.htm), al ser preguntado por su interés en la Teología de la Liberación.

UTILIZADO COMO ESCUDO HUMANO

Braz de Aviz lleva grabado a fuego su labor como sacerdote de las favelas hace ya más de 30 años. Un trabajo que casi le costó la vida al ser utilizado como escudo humano por unos jóvenes que intentaron robar en Apucarana un furgón blindado cargado de dinero.

Fue en 1983 cuando, tras ser secuestrado por los dos muchachos que iban armados, estos empezaron a disparar al vehículo escoltado por la policía. El atraco se bloqueó y los asaltantes vieron en el sacerdote su mejor salida y le pidieron que fuese a hablar con la policía. Al verse entre la espada y la pared, Braz de Aviz empezó a caminar hacia los agentes que abrieron fuego y decenas de proyectiles impactaron en su cuerpo.

Pese a haber recibido 130 impactos de metralla, Braz de Aviz sobrevivió a aquel grave incidente y once años después, el 6 de abril de 1994, fue nombrado por el Papa Juan Pablo II Obispo auxiliar de la Archidiócesis de Vitoria, asignándole la sede titular de Flenucleta.

El 12 de agosto de 1998, el prelado se trasladó a Ponta Grossa como Obispo y cuatro años después fue promovido Arzobispo de Maringá. Su último destino en Brasil fue la Archidiócesis de Brasilia, donde el 28 de enero de 2004 sucedió al cardenal José Freire Falc*o.

Su etapa pastoral en Brasilia estuvo marcada por el compromiso con el pueblo que se plasmó en las numerosas visitas a las parroquias y la participación activa en las iniciativas promovidas por jóvenes. Allí organizó el XVI Congreso Eucarístico Nacional que se celebró coincidiendo con el cincuentenario de la capital federal.

SU TRASLADO A ROMA

La Archidiócesis de Brasilia le abrió la puerta de Roma a Joao Braz de Aviz. El 4 de enero de 2011 fue nombrado Prefecto de la Congregación para los Institutos de la Vida Consagrada y las Sociedades de Vida Apostólica siendo el encargado de iniciar una nueva etapa en las relaciones entre la Sede apostólica y las congregaciones y órdenes religiosas.

El Vaticano destaca en su página web el esfuerzo de Braz de Aviz por establecer una "relación directa con muchas familias religiosas" con numerosas visitas a las sedes generales y las comunidades, así como los viajes efectuados por Europa y África, con el objetivo de establecer un "clima de diálogo, confianza mutua y transparencia en situaciones difíciles y de tensión".

Precisamente ese carácter dialogante es una de las cualidades que ha detacado a Europa Press el obispo auxiliar de la Archidiócesis de Río de Janeiro, Antonio Augusto Dias Duarte, del prelado brasileño. "Es una persona fuerte de temperamento pero suave en las formas de hablar y tratar con las personas", indicó Días Duarte de su compatriota.

Precisamente ese carácter es el que le ayudó, en su opinión, a afrontar el puesto de Prefecto de la Congregación de los Religiosos. "Es una persona muy alegre, de una bondad natural que cautiva y está intentando utilizar el carácter brasileño, que es muy acogedor, para resolver los problemas que se encuentra", ha indicado el obispo auxiliar de Río de Janeiro.

Un año después de su llegada a Roma, en el consistorio del 18 de febrero de 2012, el Pontífice Benedicto XVI lo nombró Cardenal de la Diaconía de la Santa Elena Fuori Porta Prenestina.

La actualidad más visitada en EuropaPress logo: La actualidad más vista
Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies