La Junta andaluza asegura que trabaja "a contrarreloj" para determinar la causa de la turbidez del Guadalquivir

Actualizado 16/06/2008 16:09:27 CET

SEVILLA, 16 Jun. (EUROPA PRESS) -

La consejera de Medio Ambiente de la Junta de Andalucía, Cinta Castillo, aseguró hoy que el departamento que dirige trabaja "a contrarreloj" para determinar cuál es el origen de la turbidez y salinidad que experimenta el río Guadalquivir en los últimos meses.

En declaraciones a los periodistas previas a una reunión de trabajo con la UGT-A, Castillo afirmó que la Junta "no ha dejado ni un sólo día de trabajar" para descubrir cuales son las causas de la turbidez del Guadalquivir y, en este sentido, recordó que se ha constituido una mesa de seguimiento integrada, entre otros, por la propia Consejería, el Ministerio de Medio Ambiente, Medio Rural y Marino, la CHG y los regantes, la cual realizará, como primera medida, una batimetría por el estuario del río para detectar cualquier variación morfológica del lecho del río que haya podido repercutir en la variación de estos niveles.

Según la consejera, esta batimetría determinará en el "plazo máximo de un mes" si se ha existido alguna acción externa en el fondo del río que haya provocado la turbidez. Hasta entonces, insistió, la Junta "desconoce" cuál es el fenómeno "natural o no natural" responsable de esta anomalía.

Así, indicó que se han realizado "más de 2.000 análisis para precisar la causa científica que ha podido generar esta turbidez", y reconoció que, aunque se ha "descartado" que haya habido algún tipo de contaminación o vertido externo en el río, éste "no deja de estar turbio, lo que perjudica, sobre todo, a la producción del arroz".

Numerosos colectivos ecologistas vienen advirtiendo en los últimos meses que el río Guadalquivir presenta una carga de sedimentos que supera en "más de 20 veces los valores normales de turbidez en sedimentación".

En este sentido, el portavoz del Club de Doñana, Jesús Vozmediano, explicó a Europa Press que desde finales del pasado mes de noviembre hasta el día de hoy el río Guadalquivir arrastra "una enorme carga de sedimentos en un episodio sin precedentes por su duración y su intensidad".

A su juicio, esta situación puede causar "enormes daños a las marismas del Parque Nacional de Doñana", que limitan directamente con el cauce del bajo Guadalquivir, "ya muy afectadas por el relleno debido a la sedimentación".

Asimismo, indicó que esta "anómala turbidez" también está causando una "profunda preocupación" en los sectores relacionados con la acuicultura, agricultura y el turismo en todo el bajo cauce del río. "La inquietud es manifiesta en Coria del Río (Sevilla), La Puebla del Río (Sevilla) y Sanlúcar de Barrameda (Cádiz)", apostilló.

Las causas de esta turbidez, según las informaciones del Club de Doñana, pueden ser debidas a la limpieza de las compuertas de la presa de Alcalá del Río, así como al incremento de la erosión producida por el riego de cerca de 100.000 hectáreas de olivar en el entorno de Jaén. A ello, también habría que sumar y "tener muy en cuenta" las consecuencias del inicio de los trabajos de la nueva exclusa y los dragados de mantenimiento del río.

Para tratar este asunto, el Órgano de Participación del Espacio Natural de Doñana se reunirá a mediados de julio, según informó a Europa Press el presidente de la entidad, Ginés Morata, y asimismo, varios colectivos ecologistas tienen prevista una reunión en el día de hoy con el Defensor del Pueblo Andaluz, José Chamizo.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies