Localidades afectadas por la base de Chinchilla (Albacete) expresan su malestar por esta instalación tras el incendio

Actualizado 16/07/2009 17:15:31 CET

ALBACETE, 16 Jul. (EUROPA PRESS) -

Dos de los alcaldes de las localidades afectadas por la instalación de la base militar de Chinchilla, en esta zona de la provincia de Albacete, volvieron a expresar hoy su malestar y rechazo a dicho recinto, al hilo del incendio que se declaraba ayer en el campo de maniobras militar y que ya está controlado en su interior.

Así lo confirmó en declaraciones a Europa Press el primer edil de una de las cinco localidades albaceteñas que se ven afectadas por esta instalación militar, el de Higueruela, Martín González, quien recordó que el pueblo se ha opuesto desde el primer momento a la base de Chinchilla, "por el peligro que conllevan las actividades que en ella se desarrollan".

"No es la primera vez que el lanzamiento de proyectiles originan incendios en la zona", indicó el edil de Higueruela, que explicó en las reuniones que de forma periódica mantiene con las autoridades militares de la base les piden que sean prudentes en el desarrollo de sus actividades, "sobre todo en esta época del año".

A pesar de que esta localidad, que contribuye con 3.000 hectáreas a las 13.000 que componen la base, no se ha visto afectada por el incendio que según las primeras investigaciones ayer pudo provocar un proyectil, Higueruela sufre los efectos de las acciones que en la base se desarrollan, y que conllevan cierta peligrosidad, insistió.

Además esta instalación militar ha provocado pérdidas en la actividad agraria y ganadera que tradicionalmente tenía lugar en la localidad, pérdidas que, según criticó su alcalde, el Estado no compensa de ninguna manera "pues tan solo, gracias a la actividad de dos diputados de la provincia conseguimos que en el presupuestos del 2007 se incluyera una partida que compensara a las localidades afectadas por la base".

"Por ello, que nuestra disconformidad sea manifiesta desde el principio, porque a nadie le gusta que le pongan una instalación de este tipo", dijo González, que aseveró que por ello continuarán reclamando medidas para en primer lugar, minimizar el impacto de las actividades que en esta base se desarrollan, y compensar por ello a los habitantes de esta zona de Albacete.

AÑOS DE SUFRIMIENTO

Por su parte, el teniente de alcalde de Hoya Gonzalo, Manuel Cebrián, quien reconoció que no se realizará ningún tipo de movilización por el incendio declarado en la base militar ya que "la dirección toma muchísimas precauciones", aseguró de otro lado que los vecinos se quejan porque "llevamos muchos años sufriendo por el perjuicio de vivir cerca de la base".

La misma, según Cebrián, absorbe unas 2.000 hectáreas de la localidad, "y eso va en nuestro detrimento, ya que si los militares no estuvieran vendrían agricultores y ganaderos a estas tierras; Sin embargo, se marchan", y eso "no nos beneficia en nada".

Aunque resaltó la buena relación existente entre el Ayuntamiento y la dirección del campo de maniobras, asegurando que "siempre velan por mantener una buena relación con nosotros", Manuel Cebrián se quejó de las molestias, de ruidos o temblores, que producen las mismas.

No obstante, lo que más lamentó fue que "no percibimos las compensaciones económicas que anunció el Gobierno en el año 2007 para paliar las molestias que sufrimos por vivir cerca de la base militar". Por eso, le instó "a que vuelva a inyectar dinero a los ciudadanos para compensar estas molestias", sentenció.

PREOCUPADOS

De otro lado, el teniente de alcalde de Pozo Lorente, Graciano Cebrián, que no se pronunció sobre estos asuntos, sí reconoció que los vecinos de la localidad han pasado la noche "un poco nerviosos".

No obstante, aseguró que también han estado tranquilos porque las autoridades correspondientes "nos dijeron que no había peligro, porque el incendio estaba a cuatro kilómetros del pueblo". Además, "tuvimos suerte porque el aire cambió de dirección alejando el fuego de la localidad".

Finalmente, resaltó la colaboración ciudadana, tanto de jóvenes como de mayores, desde el inicio del incendio, ya que "han colaborado esta noche haciendo bocadillos y consiguiendo fruta y refrescos que hemos llevado a las personas que trabajaban en la extinción del incendio", concluyó.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies