Localizada en Rumanía la menor obligada a prostituirse en Padrón (A Coruña) junto al hermano del principal acusado

Juicio en Santiago por prostituir a una menor rumana.
EUROPA PRESS
Publicado 03/12/2014 15:38:08CET

El hombre llamó a la abogada de Danut S. para decirle que la joven, que figura como desaparecida y está embarazada, quería "declarar"

SANTIAGO DE COMPOSTELA, 3 Dic. (EUROPA PRESS) -

El juicio que se sigue en Santiago contra dos hombres acusados de obligar a prostituirse a una menor rumana en un club de alterne de Padrón (A Coruña) ha quedado suspendido tras la sesión de este martes después de que la víctima, que permanece como desaparecida, fuese localizada en Rumanía, en compañía del hermano del principal acusado de su retención, Danut S.

Durante la primera jornada del juicio contra Danut S. y Manuel M.Q. por supuestamente obligar a prostituirse a la joven, de 15 años, se dio cuenta de que había sido imposible localizar a la víctima, de la que su madre aseguró no saber el paradero desde febrero de este año. De hecho, la Policía rumana mantiene una orden de búsqueda para la menor, que figura como "desaparecida".

Al no poder realizarse la declaración en la vista, los abogados de las defensas solicitaron la suspensión del juicio, algo que fue rechazado por el presidente de la sala, que optó por reproducir la declaración prestada por la joven ante el juez de instrucción.

Sin embargo, en la mañana de este martes, la abogada del acusado, también origen rumano, recibió en su teléfono móvil una llamada del hermano de Danut S. -que había sido citado como testigo pero no ha comparecido en los juzgados de Santiago--. En esta llamada, Lucian S. informaba de que se encontraba en Rumanía en compañía de la menor y de que esta quería declarar. La joven, ahora de 16 años, está además embarazada, según han contado los letrados.

Tanto la abogada de Danut S. como el letrado de Manuel M.Q. han solicitado la suspensión del juicio para incluir en el proceso la declaración de la víctima, una prueba de "especial relevancia" en el procedimiento.

La fiscal, por su parte, ha señalado que no se había verificado la identidad de esa persona y ha resaltado que, en estos momentos, está acompañada por el hermano del principal acusado, por lo que "puede estar siendo amenazada" por su entorno.

A lo largo de la mañana, y con la ayuda de una intérprete, el juzgado ha conseguido verificar que se trata de la menor víctima del supuesto delito y ha acordado con las autoridades rumanas que la joven prestará declaración por videoconferencia en una nueva sesión, prevista inicialmente para la próxima semana.

POSIBLES REPRESALIAS

En la segunda sesión del juicio que la Sección Sexta de la Audiencia Provincial de A Coruña celebra contra los dos acusados han declarado este martes los psicólogos y trabajadores sociales que realizaron un informe pericial sobre la situación de la menor.

Los expertos han explicado a las partes que la joven presentaba una fuerte "reacción de miedo y de inseguridad" hacia la persona que la tenía "retenida" en su casa y que temía "posibles represalias tanto hacia ella como hacia su familia en Rumanía".

Los psicólogos han definido a la joven como "introvertida" y han apuntado que "le costaba mostrar sus sentimientos". La menor provenía de una "familia desestructurada" y con una "situación económica precaria" y manifestó a los expertos que "en Santiago no tenía contacto con nadie".

Aunque no expresó que en el club de alterne La Perla de Padrón en el que ejercía la prostitución estuviese retenida, la víctima contó a los peritos que "no podía salir sola" de su domicilio en Santiago, de donde la recogía y la volvía a traer el dueño del club, Manuel M.Q..

Los expertos detectaron asimismo que existía en la joven una "disociación funcional" sobre su vida, algo que empleaba como "mecanismo para aguantar las vivencias que estaba sufriendo".

MENOR DE EDAD

Durante esta segunda jornada han declarado también la esposa de Manuel M.Q. y dos mujeres que ejercían la prostitución en el mismo local que la víctima. Las tres testigos han afirmado que la joven les dijo que tenía "19 años" y que no lo pusieron en duda.

Asimismo, tanto la esposa del acusado como otra de las mujeres han sostenido que la niña "hablaba con normalidad" con otras chicas y que "nunca" dijo que no quisiese ejercer la prostitución. La tercera testigo, sin embargo, aseguró que la menor "no hablaba" con nadie en el club.

Por el contrario, y en la misma línea de lo que el martes declararon otros agentes, un Policía que realizó diligencias relacionadas con el caso ha afirmado que "se apreciaba" a primera vista que la joven "era menor" y que tenía "mucha diferencia de edad" con respecto a las otras prostitutas. "Lo primero que veías era una adolescente, a pesar de que estaba muy maquillada. Tenía cara de niña", ha declarado.

Asimismo, ha apuntado que, al ser identificada, la joven estaba "muy nerviosa" y "retraída". "Le habían dicho que no podía hablar con la Policía, dijo que Danut la había amenazado con matarla a ella y a su madre si hablaba con la Policía", ha declarado el agente.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies