Mainar se proclama inocente y apela al derecho a luchar contra el despotismo

Actualizado 25/11/2009 17:37:44 CET

HUESCA, 25 Nov. (EUROPA PRESS) -

El ganadero y agente forestal Santiago Mainar, juzgado por el asesinato del alcalde de la localidad pirenaica de Fago, Miguel Grima, se proclamó este miércoles inocente de los cargos de asesinato, atentado a la autoridad y tenencia ilícita de armas, que le atribuyeron el Ministerio Fiscal y las acusaciones particular y popular en la vista oral que concluyó hoy en la Audiencia Provincial de Huesca. Mainar dijo que "despotismo" es una manifestación del "fascismo" y reivindicó el derecho a luchar contra este fenómeno. "Yo no he matado a nadie", proclamó.

Mainar hizo uso del derecho de todo acusado a ser el último en hablar en la vista oral, que quedó vista para sentencia, y realizó un discurso de más de cuatro minutos y medio de duración, sentado, ante el tribunal que le juzga por los hechos ocurridos en la noche del 12 de enero de 2007, fecha en la que Grima murió tras recibir un disparo de una escopeta de postas.

El ganadero y agente forestal hizo una intervención en la que defendió el gobierno de "los mejores" y apoyó el derecho del "pueblo llano" a defenderse de anomalías del poder tales como la tiranía, posiblemente emulando a documentos históricos como la Declaración de Independencia de Filadelfia (1776), texto fundacional de la nación estadounidense inspirada por las ideas ilustradas en las que se recoge el derecho político a derrocar al tirano, uno de los fundamentos de la democracia de aquel país.

Santiago Mainar negó, expresamente, haber matado a Miguel Grima, pero dijo preferir que se le acuse de "dar muerte a un tirano" antes que ser acusado de "ampararlo políticamente, connivirlo judicialmente, silenciarlo mediáticamente y resignarme como ciudadano", tras lo que pidió perdón a cualquiera que sea "tan abyecto y tan vil que quiera ser esclavo".

Mainar reconoció como "verdaderas, reales" las "conversaciones" en las que se reconoció como culpable ante la Guardia Civil, en el momento en que fue detenido, aunque añadió que entonces pactó con la Benemérita autoinculparse para que los agentes no molestaran a otros vecinos del municipio. El imputado consideró "intolerable" que en un país como España, que jurídicamente es un Estado social y democrático de Derecho "se permita esa manifestación del fascismo que se llama despotismo".

El acusado aludió a Su Majestad el Rey, Juan Carlos I, a quien atribuyó unas declaraciones según las cuales "en ocasiones el pueblo llano está por delante de las instituciones y los políticos", tras lo que defendió la lucha por la libertad y la igualdad. Mainar dijo saber "perfectamente" el precio que tiene "enfrentarse tantos años a la verdad oficial, a lo políticamente correcto" y "defender tantos años los derechos del pez chico".

Asimismo, precisó que lo ocurrido en Fago "no es anécdota ni traspiés", aludiendo así a la trascendencia del asesinato y criticó a "un oportunista", Miguel Grima, que por la inacción del Estado se convirtió en "un ser arrogante y despótico".

Como ejemplo de ello, Mainar mencionó los numerosos litigios judiciales en que se vio inmerso Grima con "tanta gente buena" del pueblo, lo cual fue interpretado por "la clase política" y "los partidos" como "una ofensa al honor colectivo", cuando en realidad estas personas deberían haber realizado "el razonamiento contrario" y exigir a Grima que se ubicara "entre los mejores" moralmente, tras lo que consideró preciso excluir del poder "al que deshonra".

Según el procesado, "ocultando la basura debajo de la alfombra, se deshonra a la nación entera", de ahí el "deber" que él mismo tiene de enfrentarse "con valor cívico" a la España "oficial, corporativa, autoritaria, caciquil e impune" que "quiere hacer de la España de antes la España para siempre", tras lo que negó que el crimen de Fago sea una muestra de la "España negra", rebatiendo así cualquier comparación con otros asesinatos de la España rural.

De las personas que ocupan el poder institucional, Mainar señaló que tienen "todos los recursos", entre los que mencionó "el control de los medios y, por tanto, la información y la opinión", de ahí que puedan "manipular y confundir" utilizando "el miedo como herramienta de poder" implantando "la perversa doctrina" según la cual "la mayoría en las urnas" justifica "el abuso, el mal uso del poder".

Santiago Mainar se dirigió a los jueces que forman el tribunal de la Audiencia Provincial de Huesca que le juzga para afirmar que "si, durante tantos años, ningún Juzgado ha visto prevaricación en Fago es por cobardía".

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies