María Ascensión Romero se incorpora al equipo responsable del Camino Neocatecumenal

Contador
Publicado 13/02/2018 18:23:29CET

MADRID, 13 Feb. (EUROPA PRESS) -

El Camino Neocatecumenal ha comunicado a la Santa Sede la incorporación de María Ascensión Romero al equipo responsable a nivel internacional de esta iniciación cristiana después de que el 19 de julio de 2016 falleciera Carmen Hernández.

María Ascensión Romero no sustituye a Hernández, sino que pasa a formar parte del equipo compuesto por el iniciador del Camino y responsable, Kiko Argüello, y el presbítero Mario Pezzi, según informa el movimiento en un comunicado.

Los estatutos del Camino Neocatecumenal fueron aprobados de manera definitiva en 2008 por Benedicto XVI después de un periodo 'ad experimentum' y de un profundo estudio por parte de la Santa Sede.

En el capítulo VI de los Estatutos, bajo el título 'El equipo responsable internacional del Camino', se establece la manera de proceder ante el fallecimiento de uno de sus miembros. El artículo 34 indica que "tras el fallecimiento de uno de los dos iniciadores, el otro queda como responsable del Equipo internacional y, oído el parecer del Presbítero, procederá a completar el Equipo internacional".

La incorporación de María Ascensión Romero se ha dado a conocer al prefecto del nuevo Dicasterio para los Laicos, Familia y Vida, el cardenal Kevin Farrell.

Romero nació el 27 de mayo de 1960 en Tudela, Navarra. Es la tercera de cuatro hermanos y estudió en el colegio de la Compañía de María, el mismo en el que se formó Carmen Hernández.

Más adelante se trasladó a Soria para estudiar Magisterio. Fue en el último año de universidad, a los 19 años, cuando conoció el Camino Neocatecumenal. Al concluir la universidad regresó a Tudela y se incorporó a la primera comunidad neocatecumenal en la parroquia de San Jorge.

En 1983 aprobó las oposiciones de Magisterio en Madrid y se trasladó a la capital para trabajar como maestra en varios colegios de la capital durante nueve años. Allí se incorporó al Camino en una comunidad en la parroquia de Santa Catalina de Siena.

En 2002, junto al resto de la comunidad, concluyó el itinerario neocatecumenal y renovó solemnemente las promesas bautismales durante la Vigilia Pascual en la Catedral de La Almudena, presidida por el entonces arzobispo de Madrid, el cardenal Antonio María Rouco Varela.

En 1987 comenzó a asistir a las convivencias de itinerantes y, según informa el Camino, en una de ellas así como en la Jornada Mundial de la Juventud (JMJ) en Santiago de Compostela con Juan Pablo II, y en la de Czestochowa (Polonia) en 1991, "sintió la llamada a la evangelización". Un año después, fue enviada como itinerante a la ex Unión Soviética, donde ha permanecido 25 años.

En la convivencia de itinerantes de junio de 1992 fue destinada a Gómel (Bielorrusia), la misión católica más cercana a Chernóbil. En 1996, junto a otras hermanas itinerantes, fue trasladada a Aktyunbinsk, en Kazakstán. En 2005 fue enviada a San Petersburgo (Rusia). Allí ha trabajado en la misión junto a otra hermana y familias de Italia y de España.

Tras la muerte de la coiniciadora del Camino, Carmen Hernández, Kiko Argüello y Mario Pezzi solicitaron su colaboración. "Carmen es insustituible, una mujer llena de fe, de sabiduría y de amor a Cristo, valiente, libre, inteligentísima y sobre todo una santa, que ha sido fiel hasta el final al carisma recibido del cielo", ha subrayado Romero.