Más de 9 millones de refugiados y 25 de desplazados internos luchan por sobrevivir en 40 países

Publicado 18/06/2006 17:36:30CET

MADRID, 18 Jun. (EUROPA PRESS) -

Con motivo de la celebración el próximo martes del Día Mundial del Refugiado, la organización Médicos Sin Fronteras (MSF) ha denunciado en un informe que más de 9,2 millones de refugiados y 25 millones de desplazados internos en más de 40 países "viven ignorados por la comunidad internacional" y "acosados por las enfermedades, la violencia diaria y el temor a ser reasentados por la fuerza".

Según datos del Alto Comisionado de Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR), casi un millón de personas viven en campos de refugiados en Pakistán, otras 600.000 en Tanzania y 260.000 en Chad. En cuanto a los desplazados, según la agencia, hay tres millones de personas en Colombia y más de dos en Darfur.

Los desplazados internos, aquellos que no han cruzado ninguna frontera internacional, "se encuentran si cabe en una situación de desprotección aún mayor, ya que jurídicamente no fueron incluidos en el régimen legal e institucional internacional creado hace 50 años para los refugiados", denunció la organización.

Uno de los mayores problemas es que tal y como se define actualmente la situación legal, la protección de los desOlados recae en los Estados en los que estos se encuentran, "toda una paradoja teniendo en cuenta que estos mismos Estados son a menudo los causantes de la crisis o se ven incapacitados para afrontarla", asegura la organización.

"Los refugiados han dejado de interesar a la comunidad internacional y hasta los países donantes destinan sus fondos a la financiación de proyectos en el interior de los países donde se produce el conflicto", denuncia el director general de MSF España, Rafa Vilasanjuán.

En cuanto a la situación en los campos de refugiados y desplazados, MSF asegura que en las primeras semanas de una emergencia, las tasas de mortalidad pueden ser hasta 60 veces superiores a la media de la región. El caso de los desplazados de la región sudanesa de Darfur es uno de los más críticos. En Korma, una encuesta de MSF determinó que la tasa de mortalidad de los niños menores de 5 años llegaba a 2,2 por 10.000 personas y por día y a 1,3 la tasa general.

"Las causas de esta mortalidad son esencialmente enfermedades comunes que se pueden prevenir o tratar fácilmente. Muchas de ellas se derivan de la escasez de agua potable ya que por ejemplo en Zalingei (Darfur) al comienzo de la emergencia, "los desplazados sólo disponían de entre 5 y 8 litros de agua al día, cuando el suministro mínimo en situación de emergencia debe ser entre 15 y 20".

COLOMBIA Y BURUNDI

MSF denuncia que durante 40 años, la vida en Colombia se ha visto regida por el miedo y el conflicto. Miles de colombianos en zonas remotas o centros urbanos viven sumidos en un círculo vicioso de violencia sin un lugar seguro donde sentirse en casa. "Cuando la violencia llegó nos tocó dejar todo e irnos a la ciudad. Nunca nos imaginamos que el desplazamiento iba a ser un viaje sin retorno, sin punto de llegada", denuncia uno de los desplazados.

En Colombia, el numero dE personas que se han visto obligadas a huir es hoy mayor que nunca. Más de tres millones de colombianos han tenido que abandonar sus hogares. "En zonas de conflicto, las masacres, ejecuciones e intimidaciones provocan un miedo insoportable en la población ya que la violencia es la causa más frecuente de muerte", denuncia la organización.

Por otro lado, en Burundi, 20.000 ruandeses han huido al norte del país en busca de seguridad. "Reciben amenazas, intimidaciones y asesinatos así como abusos cometidos contra ellos mismos, sus familiares o sus vecinos", denuncia MSF. "El intenso miedo a la persecución les ha obligado a dejarlo todo atrás y les impide regresar a sus hogares", agrega.

PERSECUCIÓN POR GENEROS

Por otro lado, ACNUR ha reclamado la protección "efectiva" de las personas víctimas de persecución por motivos de género, al tiempo que celebra que cada vez sean más los Estados, entre ellos España, que se muestran más sensibilizados a la hora de valorar las solicitudes de asilo presentadas por mujeres víctimas de este tipo de persecución.

"Las mujeres pueden ser perseguidas por los mismos motivos que los hombres, pero muchas mujeres sufren persecución por motivos que guardan relación con el género, como la violencia sexual o la discriminación, dirigida contra ellas por ser mujeres o por lo que ello representa socialmente", afirmó el representante en España de ACNUR, Carlos Boggio.

"La Convención de Ginebra de 1951 garantiza que las personas no pueden ser devueltas a un país donde su libertad o su vida estén en peligro, y a pesar de que entre las causas para reconocer la condición de refugiado no figura la persecución por motivos de género, ACNUR defiende que el espíritu de la Convención sí permite una interpretación desde una perspectiva de género", prosiguió Boggio.

Entre los motivos para solicitar asilo, prosiguió, figuran la mutilación genital, la persecución de mujeres que se niegan a acatar normas, valores o costumbres sociales represivas o discriminatorias, los crímenes de honor o relacionados con la dote o los ataques o discriminaciones contra personas por su orientación sexual.

Otros motivos son los matrimonios forzosos o precoces, la trata con fines de explotación, la violencia sexual ejercida en conflictos armados, la prostutición, la esterilización o el embarazo forzosos, la violencia doméstica o familiar y la planificación familiar forzosa.

"No todas las personas que han sufrido algunos de estos hechos tienen que ser reconocidas como refugiadas", prosiguió Boggio. La clave está en "si el Estado protege o no puede o no desea protegerlas", precisó. "Si el Estado se dota de los instrumentos legales para sancionar o reprimir estos hechos, obviamente no son víctimas de persecución, tal como la define la Convención de Ginebra", añadió.

"Abogamos por una protección efectiva de las personas víctimas de persecución por motivos de género", manifestó Baggio, quien admitió que, en todo caso, "cada vez son más los Estados, entre ellos España, que se muestran más sensibilizados a la hora de valorar solicitudes de asilo presentadas por mujeres víctimas de este tipo de persecución".

En ese sentido, España, Reino Unido, Francia, Alemania, Australia, Canadá, Estados Unidos y Nueva Zelanda figuran entre los países que han concedido el estatuto de refugiado por motivos de persecución de género, según ACNUR.