Mediaset rechaza las acusaciones de CNMC por "carecer de fundamento" y dice no tener "posición de dominio" en publicidad

Publicado 22/02/2018 14:17:13CET

MADRID, 22 Feb. (EUROPA PRESS) -

Mediaset ha rechazado las acusaciones de la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC) --que ha incoado este jueves, 22 de febrero, un expediente sancionador contra Atresmedia y Mediaset por posibles prácticas restrictivas de la competencia-- por "carecer de fundamento" al tiempo que ha afirmado que "no dispone de posición de dominio ninguno en el mercado de publicidad y, por tanto, no dispone de capacidad para imponer condiciones abusivas de ningún tipo a sus clientes".

En un comunicado, Mediaset España ha expresado que "rechaza categóricamente los supuestos incumplimientos señalados por la CNMC en la apertura de su anunciada investigación por presunto incumplimiento del artículo 1 de la Ley de Defensa de la Competencia (LDC)".

Asimismo, Mediaset España "niega la existencia de una conducta supuestamente paralela a la de Atresmedia en el establecimiento de las condiciones para la contratación de la publicidad con los anunciantes y agencias de medios".

En este punto, señala que, de acuerdo con los términos de la investigación anunciada por la CNMC, existirían condiciones que "podrían dificultar injustificadamente la entrada y expansión de terceros operadores en el mercado de la publicidad televisiva en España, restringiendo indebidamente la competencia efectiva en dicho mercado", de lo que cabe deducir, como prosigue en su comunicado, que son precisamente esos operadores los que habrían alentado la animadversión contra las dos principales compañías audiovisuales.

La compañía hace referencia "a la manipulación existente en tales acusaciones" y afirma que "nadie desconoce hoy que la inversión publicitaria del mercado audiovisual español se distribuye no solo en los dos primeros grupos de televisión en abierto, sino también en operadores internacionales como Facebook o Google, en una cantidad valorada por diferentes estudios en torno a los 1.000 millones de euros anuales".

Por ello, prosigue, "ninguno de los nuevos operadores de la TDT deberían mostrarse sorprendidos por unas condiciones de mercado que deberían ser sobradamente conocidas para abordar un plan de negocio" y recuerda que "los operadores que lanzaron dos cadenas como Cuatro y LaSexta se vieron obligados pocos años después a vender sus licencias ante la imposibilidad de rentabilizarlas".

Así, indica que en febrero de 2016, "una vez finalizadas las restricciones publicitarias impuestas por la CNMC tras la fusión de Cuatro, Publiespaña sigue manteniendo la venta por separado los módulos de Telecinco y Cuatro, y también comercializa de manera aislada cada uno de los siete canales, aún cuando dichas restricciones ya no se encuentran vigentes en la actualidad".

"Dicha comercialización, además, fue validada por la CNMC en su Resolución de vigilancia de marzo de 2017 de los compromisos de la fusión Telecinco-Cuatro declarándose conforme a Derecho, razón por la cual no se entiende ahora la apertura de un expediente sancionador en relación con este punto", concluye el comunicado.