Sistach cree que no es momento de aprobar la Ley porque una guerra civil "cuesta mucho más de olvidar"

 

Sistach cree que no es momento de aprobar la Ley porque una guerra civil "cuesta mucho más de olvidar"

Actualizado 21/10/2007 19:03:40 CET

BARCELONA, 21 Oct. (EUROPA PRESS) -

El cardenal arzobispo de Barcelona, Lluís Martínez Sistach, considera que no es el momento de aprobar la Ley de Memoria Histórica porque "las guerras entre un Estado y otro se olvidan más fácilmente, pero una guerra que ha vivido un país cuesta mucho más de olvidar".

En una entrevista a Cataluña Ràdio, recogida por Europa Press, Sistach --nombrado recientemente cardenal por el Papa Benedicto XVI-- citó a Napoleón, quien "decía que para olvidar una guerra civil se necesitan cinco generaciones", y señaló que "se tiene que ver siempre la conveniencia de ir recordando o de no recordar tanto".

Sistach se refirió también a la próxima beatificación de 498 mártires españoles asesinados entre 1934 y 1939, a la que algunas entidades cristianas se han opuesto. Según dijo, "la opinión pública se ha sensibilizado más porque ha coincidido con el proyecto de Ley de Memoria Histórica", ya que "se han hecho otras --beatificaciones-- de mártires de la guerra civil y no ha pasado nada".

"No se va contra nadie", afirmó, y añadió que "lo que se tiene que ver es que unas personas han dado testimonio de su fe dando su vida cruentamente por Jesucristo, por su fe". Según Sistach, el objetivo es que la beatificación de estos 498 mártires el próximo 28 de octubre tenga una "actitud de perdón y reconciliación".

El arzobispo, por otra parte, agradeció la "generosidad" del Papa de Roma, Benedicto XVI, que le nombrará cardenal el 24 de noviembre en el próximo Consistorio del Vaticano. Señaló que es una "deferencia", pero también una "responsabilidad" que el Papa le confía "para ayudarle en su labor de pastor de la iglesia universal".

UNA MUESTRA DE APRECIO HACIA CATALUÑA.

Sistach será el séptimo cardenal que es obispo de Barcelona y el segundo que puede participar en un cónclave, ya que tiene menos de 80 años. Sin embargo, según dijo, no desea participar en ninguno, ya que espera que Benedicto XVI "sea Papa muchísimos años" con "toda su lucidez, preparación y competencia".

El arzobispo de Barcelona consideró su nombramiento "una deferencia del Papa hacia Barcelona en primer lugar, pero también hacia Cataluña", y piensa que es una muestra de que Benedicto XVI "aprecia a Cataluña y las diócesis que están aquí".

Sistach recordó que el 24 de noviembre se celebrará el segundo Consistorio del Pontificado de Benedicto XVI, donde se leerá el decreto de nombramiento de 18 cardenales, entre los cuales está también el arzobispo de Valencia, Agustín García-Gasco. Después, los 18 ingresarán en el Colegio Cardenalicio, que tiene como misión "ayudar al Papa en su dimensión de sucesor de Pedro".

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies