Monseñor Amato afirma que la Encíclica del Papa es una invitación a volver a los fundamentos del cristianismo

Actualizado 25/01/2006 12:38:02 CET

ROMA, 25 Ene. (de la corresponsal de EUROPA PRESS C. Giles) -

El Secretario de la Congregación para la Doctrina de la Fe, Monseñor Angelo Amato, explica que la primera encíclica de Benedicto XVI, 'Deus caritas est' (Dios es amor), que se publicará este mediodía, "es una invitación a volver a los fundamentos del cristianismo", en una entrevista a la revista 'Famiglia Cristiana', que se publicará el jueves.

"Benedicto XVI ha escrito esta encíclica para volver a los fundamentos del cristianismo, para relanzar la idea que el Dios cristiano es un Dios de caridad y lo dice al principio cuando hace referencia al mundo y cuando en nombre de Dios se habla de venganza u odio y violencia", explica Monseñor Amato.

Para Angelo Amato, uno de los pocos que han podido seguir la elaboración de la Encíclica, no es verdad lo que se dice acerca de que no se trata de un documento "programático" pues en verdad, "se trata del programa central del cristianismo".

Según Amato, "repropone los fundamentos de la fe católica", aunque no sigue "la metodología de una agenda política repropone el núcleo del anuncio evangélico: habla del amor esponsal y une estrechamente caridad y justicia".

"He leído que no se trata de una Encíclica programática y creo que no es verdad. El Papa, en realidad, con este tema entra en el programa central del cristianismo. El cristianismo es la religión de la caridad", afirma el arzobispo.

Para el secretario de la Congregación para la Doctrina de la Fe, la primera Encíclica de Benedicto XVI es diferente a la primera de Juan Pablo II, 'Redemptor hominis', que describía la agenda de su pontificado "e incluso el Jubileo del 2000". "Benedicto XVI, sin embargo, explica el núcleo esencial del cristianismo, es decir la caridad, el amor y el reflejo de estos en las acciones de la Iglesia", apunta Amato.

En la entrevista al semanal 'Famiglia Cristiana', Monseñor Amato explica que sobre la parte del amor entre hombre y mujer, ya adelantada por el mismo Pontífice, se trata "de una teología de la realidad esponsal", "El Papa compone eros y ágape en unidad, no excluye uno a favor del otro pero explica que el eros no tiene que encerrarse en el egoísmo, en el placer exclusivo, sino que tiene que convertirse en ágape, es decir atención por el prójimo", continua.

Además, cita el Cantar de los Cantares, considerado el libro más "erótico" de la Biblia y a veces obviado por la Iglesia, mientras que para Amato la encíclica contiene una invitación "a leer y profundizar" este libro.

Según Amato, el Santo Padre habla de que "el amor de Dios es pasional" y "mete en guardia a todos sobre los aspectos exteriores y burocráticos de la fe".

"La fe necesita de religiosidad pero esta no tiene que ser superficial, sin motivaciones interiores y tradicionalista, en el sentido peor de la palabra", recordó Amato.

Además una novedad es que el Papa en su Encíclica realiza referencias históricas para explicar el concepto de la caridad y de pobreza y como algunas ideologías como el Marxismo "fracasaron" y comentar así, que "la caridad de la Iglesia no es diferente de la justicia pero que en ella no existe la palabra mañana ya que a quien tiene hambre se le tiene que dar de comer ahora".