La muestra de Peter Zimmermann en el CAC Málaga recibe más de 12.800 visitantes

Actualizado 18/06/2006 12:41:11 CET

MALAGA, 18 Jun. (EUROPA PRESS) -

La muestra 'Capas de Gelatina', que el artista alemán Peter Zimmermann expuso del 24 de marzo hasta el 28 de mayo en el CAC Málaga, recibió un total de 12.855 visitantes, según indicaron a Europa Press desde el recinto malagueño.

Esta exposición, que estuvo comisariada por Helena Juncosa, reunía una veintena de pinturas realizadas con resina epoxídica y tratadas previamente con técnicas digitales, y que el propio autor define como "una especie de pintura paisajística moderna".

En los lienzos, realizados por el artista en los últimos seis años, se combinaban intensos colores, formas psicodélicas y texturas sintéticas. Una veintena de pinturas, entre ellas una de un coleccionista de Málaga --el resto procede, a excepción de otro español, de Portugal y Alemania--, muchas de ellas de gran formato, llenaron el espacio central del recinto expositivo con multitud de colores y texturas gelatinosas.

Zimmermann, que ha realizado más de 60 exposiciones individuales en todo el mundo, ha ido coleccionando a lo largo de los años diversas imágenes, teniendo, actualmente, un millar en su ordenador, las cuales utiliza para realizar sus obras.

REALIZACION

El origen del proceso de realización de cada cuadro proviene de diferentes documentos gráficos, ajenos o propios al artista, que manipula para conseguir el fin deseado a través de novedosos y originales métodos que dotan de gran fuerza a las imágenes, consiguiendo espectaculares resultados estéticos.

El artista utiliza medios digitales para generar formas que después son materializadas con resinas epoxídicas. Este material evoca artificialidad debido a los resultados de texturas sintéticas y gelatinosas que se logran al superponer capas de pintura multicolor, y que dan la impresión de haber sido realizadas por una tecnología aún no inventada.

En 'Capas de Gelatina' se perciben matices minimalistas por el interés del artista hacia la síntesis, así como un toque de abstracción debido al uso de formas y colores psicodélicos. Algunos críticos enmarcan también su trabajo bajo las líneas del expresionismo abstracto.

En una primera etapa artística, hasta 1998, Zimmermann hizo uso de cajas de cartón, paquetes y libros en la realización de sus obras para cuestionar las nociones de presentación y recepción de mensajes a través de las marcas, logotipos y fragmentos de textos, relacionando superficie y contenido. A partir de 1998, reconstruye imágenes que modifica electrónicamente y sobre las que vierte resinas epoxídicas con pigmentos de color.

Zimmermann, uno de los pintores abstractos más singulares de la escena internacional contemporánea, estudió en la Kunstakademie de Stuttgart. Actualmente, vive y trabaja en Colonia.

Desde los años 80, desarrolla una gramática visual muy personal en la que la intervención de los procesos digitales determina la creación artística, dejando atrás los métodos tradicionales de la pintura.

Sus obras han sido expuestas por diferentes centros, galerías y museos de Europa, Estados Unidos y Sudamérica. Además, instituciones y centros expositivos de Alemania, Austria y Estados Unidos cuentan con piezas de Zimmermann en sus colecciones de arte.