La mujer que denunció una violación en Val do Dubra sufrió un brote psicótico y admitió que no era peregrina

Coche de la Guardia Civil
EUROPA PRESS
Actualizado 22/02/2018 17:23:44 CET

SANTIAGO DE COMPOSTELA, 22 Feb. (EUROPA PRESS) -

La mujer de nacionalidad venezolana que denunció a principios de febrero una agresión sexual en el Camino de Santiago en Val do Dubra (A Coruña) ha admitido que no hacia la ruta jacobea y que los hechos relatados no eran ciertos, supuestamente fruto de un brote psicótico.

Así lo han ratificado a Europa Press fuentes próximas a la investigación, que han indicado que la mujer admitió a un médico que la atendió que no hacía el Camino, sino que "vagabundeaba" de un lado a otro.

De hecho las conclusiones del informa médico que apuntan a que los hechos denunciados no habían sucedido sino que eran fruto de un brote psicótico coinciden con la línea seguida por las pesquisas de la Policía Judicial de la Guardia Civil, ante la que la mujer "declaró de manera muy confusa" y con contradicciones.

Por ello los investigadores barajaron desde el principio que la denuncia no era cierta, hecho que con las pruebas recabadas y pesquisas realizadas --toma de declaraciones, itinerarios confirmados y otras-- se corrobora que "se inventó" el relato.

No obstante, el informe policial está pendiente de ser remitido al Juzgado de Instrucción Número 2 de Ordes, por lo que la denuncia no ha sido archivada, a la espera de que concluya la investigación de la Guardia Civil y la documentación sea analizada por la autoridad judicial competente.

CAUTELA

Tras denunciar los hechos el pasado 4 de febrero, tanto el delegado del Gobierno en Galicia, Santiago Villanueva, como la Guardia Civil habían pedido "cautela" porque la mujer, debido al estado en el que llegó al hospital, mostró contradicciones en sus declaraciones.

La denuncia falsa de unos hechos puede llegar a suponer la imputación de simulación de delito como sucedió en el caso de la joven que en diciembre denunció haber sido víctima de supuestos abusos sexuales por parte de un grupo de chicos en las inmediaciones de una discoteca en A Estrada (Pontevedra), quien, tras desmentir lo denunciado pasó a ser investigada por simulación de delito.

En ese caso, la chica se puso en contacto con los investigadores para desmentir los hechos que había narrado en días previos y justificó su comportamiento por razones "de tipo personal".