Neira declarará en noviembre como testigo de la supuesta agresión de Antonio Puerta a su pareja

Actualizado 21/08/2009 17:09:47 CET

MADRID, 21 Ago. (EUROPA PRESS) -

Jesús Neira declarará en noviembre como testigo en el proceso judicial de violencia de género abierto contra Antonio Puerta por agredir a su pareja, Violeta Santander, minutos después de que el acusado le pegase violentamente el 2 de agosto de 2008.

Así lo anunció hoy a Europa Press el portavoz de la familia Neira, Javier Castro, que señaló que el profesor ha recibido una citación del Juzgado de lo Penal número 1 de Getafe para declarar por la causa abierta de malos tratos el 12 de noviembre a las 11 horas.

Castro recordó que el profesor universitario ya había declarado un día después de la agresión. Antes de entrar en coma, Neira declaró ante el Juzgado número 7 de Majadahonda cómo vio a un hombre pegar a su mujer a la entrada de un hotel de esa localidad. Entonces, Neira increpó a Puerta esta actitud, motivo por el que éste le pegó un violento puñetazo y, ya en el suelo, le pateó.

No obstante, el portavoz familiar considera que ésta no es la causa judicial principal, sino la que se abrió contra Antonio Puerta por la agresión al profesor y por las supuestas deficiencias en la atención médica que recibió el profesor entre la agresión y el día 6 de agosto, cuando entró en coma.

Ambas cuestiones están incluidas en la misma causa, que lleva el Juzgado número 4 de Majadahonda. El portavoz de la familia recordó que cuatro médicos han sido imputados y han declarado sobre esta cuestión. Asimismo, indicó que aún no conoce los resultados de la investigación abierta por la Consejería de Sanidad sobre este tema.

"RETROCESO" TRAS LA CRANEOPLASTIA

Jesús Neira permanece hospitalizado en el Hospital Puerta de Hierro de Majadahonda desde el pasado 6 de agosto, tras ser operado de una craneoplastia. "Los médicos consideran que la intervención ha salido bien y la situación es buena, pero tanto él como sus allegados vemos que el postoperatorio está suponiendo un retroceso en su recuperación. Ahora no puede levantarse ni ir al baño sólo, cuando antes había llegado a andar un poco incluso sin muletas", explicó

El profesor sufre muchos dolores, por lo que le tienen que a aplicar morfina para calmarlos y depende de una bombona de oxígeno. No puede mover ni el brazo ni la pierna izquierda, que están inmovilizadas, por lo que recibe rehabilitación y fisioterapia. Por la hemiplejia que padece también se le está tratando el nivel de regulación de la coagulación de la sangre.

"Anímicamente está mal porque ve que es una marcha atrás, ya que ha perdido lo que en estos meses había recuperado. Los médicos no saben decirnos que podrá volver a la situación física de los últimos tiempo. Además, lleva casi un año en el hospital entre unas cosas y otras", concluyó Castro.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies