El noroeste peninsular registró esta madrugada mínimas récords de 2ºC mientras en Canarias las máximas rozan los 40ºC

Actualizado 10/08/2016 15:59:45 CET

MADRID, 10 Ago. (EUROPA PRESS) -

La caída de las temperaturas en la Península ha causado que en la madrugada este miércoles, 10 de agosto, se registren mínimas significativas de hasta 2,1 grados en el noroeste del país, en una jornada donde podrían bajar las máximas hasta 8 grados en el Levante y en el litoral de Galicia respecto al día anterior , según la Agencia Estatal de Meteorología (AEMET).

En concreto, se ha dado la cifra récord de 2,1 grados en el Puerto de Leitariegos, en Asturias. No obstante, la mínima más baja registrada en capitales de provincia se ha detectado en el aeropuerto de León, donde se alcanzaron los 4,4 grados.

En lo que respecta a las máximas, en Canarias se han rozado los 40 grados. En el aeropuerto de Tenerife, a las 12:00 horas, el termómetro ha marcado los 39,2 grados, por lo que se espera que en las próximas horas se alcancen registros más altos, según ha informado a Europa Press la portavoz de AEMET, Ana Casals.

SEGUIRÁN DESCENDIENDO LAS MÍNIMAS

Para la madrugada de este jueves, 11 de agosto, se prevé que sigan descendiendo las mínimas en la mitad norte peninsular, según ha asegurado Casals. Asimismo, ha añadido que las temperaturas diurnas también descenderán en la mayor parte de la Península, sobre todo en la zona del Levante y el sureste peninsular, donde podrían bajar hasta seis grados. En Canarias, no obstante, las temperaturas seguirán en ascenso durante el día.

Sin embargo, el termómetro volverá a subir para el fin de semana en la mayor parte del territorio. Así, el viernes se espera un ascenso en Baleares y en la mitad norte peninsular; el sábado, en la mitad norte peninsular y en el interior este y el domingo, localmente, pero de forma poco significativa.

Del mismo modo, Casals ha adelantado que para el lunes vuelvan a subir las temperaturas en el área mediterránea y en Canarias. En el resto de la Península, se espera inestabilidad.