El Obispo Dorado subraya en Melilla que la Iglesia "atiende a todos, independientemente del color, razón o religión"

Actualizado 01/02/2006 16:36:20 CET

MELILLA, 1 Feb. (EUROPA PRESS) -

El obispo de Málaga y Melilla, Antonio Dorado Soto, manifestó hoy que la comunidad cristiana de Melilla atiende a todos sus ciudadanos, independientemente de la religión que profesen o si son inmigrantes llegados de forma clandestina a la ciudad, porque la labor de la Iglesia "no atiende a color, raza, lengua o religión, sino a todas las personas".

En declaraciones a los periodistas, Dorado subrayó el mensaje que transmitió ayer al presidente José Luis Rodríguez Zapatero el Vicario Episcopal de Melilla, Antonio Ramos Ayala, sobre la situación de la Iglesia católica en la ciudad española del Norte de Africa.

Según el obispo, en el encuentro que mantuvo el presidente con las asociaciones católica, musulmana, judía e hindú, "Zapatero fue preguntando los problemas y la visión que tenían las distintas religiones en Melilla y el representante de la Iglesia católica hizo alusión especialmente a todo el tema de la inmigración, un problema no resuelto y que se acusa sobre todo en estos lugares con frontera".

Monseñor Dorado se reunió hoy con el presidente de Melilla, Juan José Imbroda, a quien agradeció la buena relación que mantiene la Ciudad Autónoma con la Iglesia católica. "Nos hemos animado mutuamente en estas circunstancias difíciles" apuntó.

CINCO DÍAS EN MELILLA.

El obispo permanecerá en Melilla cinco días. En este viaje realizará las usuales visitas de cortesía a las autoridades más representativas de la ciudad porque, además de con Imbroda, se ha reunido hoy con el delegado del Gobierno, Francisco Fernández Chacón, y el teniente coronel, Manuel Davó, jefe de la Guardia Civil.

Por la tarde mantendrá reuniones con diferentes grupos parroquiales en las iglesias de la Purísima Concepción de Melilla la Vieja y la Medalla Milagrosa de la zona de Batería Jota y la zona de Cabrerizas. Este jueves empezará con un recorrido por el Cementerio de la Purísima y un encuentro en la Iglesia del Sagrado Corazón de Jesús con los representantes de las cofradías y las hermandades semanosanteras de la ciudad.

El viernes continuará el viaje en el Centro Asistencial y con los enfermos del Hospital Comarcal. Durante la jornada del sábado se reunirá en el Sagrado Corazón con los profesores de religión. El domingo, último día en Melilla, oficiará una misa y ofrecerá un aperitivo a los inmigrantes.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies