El obispo de Málaga niega que la Iglesia "se vaya de Melilla" tras el reajuste de religiosos

Actualizado 17/10/2011 21:44:01 CET

MELILLA, 17 Oct. (EUROPA PRESS) -

El obispo de Málaga, monseñor Jesús Catalá Ibáñez, durante su estancia en Melilla para asistir al cambio en la Vicaría Episcopal, que desde el sábado ha pasado de manos de Juan Manuel Barreiro a Roberto Rojo, ha negado que la Iglesia "se vaya de Melilla" tras el reajuste de religiosos. Monseñor Jesús Catalá ha indicado que la Congregación de los Padres Paúles y las Hermanas Mercedarias de la Caridad dejan otras labores para hacer en la ciudad "funciones propias" con los más necesitados.

En rueda de prensa, el religioso ha indicado que los Padres Paúles llevaban en Melilla dos iglesias, una la de Santa María Micaela en el Barrio de la Victoria y otra la de San Agustín del Real. En la primera continuarán y en la segunda pidieron dejarla para hacer su trabajo con los pobres. "Ahora han asumido dos tareas nuevas que no tenían: una, la coordinación pastoral del tema penitenciario y otra la coordinación pastoral de las migraciones". Así efectuarán su labor sobre todo en el Centro Penitenciario de Melilla y en el Centro de Estancia Temporal de Inmigrantes (CETI) después de reorientar su trabajo en nuestra ciudad.

Por otro lado, destacó que las Hermanas Mercedarias de la Caridad, que están muy vinculadas a San Vicente de Paúl, desarrollan normalmente su labor en lugares de mayor pobreza. La institución tiene unos lugares de asistencia, con los más necesitados. "Si son cada vez menos en estos momentos y tienen muchas casas abiertas, ellas prefieren dedicarse a lo que es más propio suyo y dejar otras" indicó Catalá.

El obispo informó que estas monjas están en la Divina Infantita, una residencia regentada por la administración pública. Al ser así y contar ellas con casas de mayor necesidad y de mayor pobreza "prefieren las obras propias que las cosas que estaban haciendo". En este sentido, subrayó que "no es por tanto que la Iglesia se va marchando de Melilla, sino que hay un reajuste, por razones de personal y por razones de fidelidad y de mayor dedicación a las obras propias".

En este sentido apuntó que "no se habían entendido las noticias, lo que convenía clarificar esto". Asimismo, adelantó que la semana próxima vendrá un párroco diocesano que se encargará de llevar la Iglesia de San Agustín del Real. "La parroquia que dejan los Padres Paúles para dedicarse a otros campos específicos, lo asumirá un sacerdote diocesano, lo que significará no solo que se abandona, sino que se refuerza" resaltó el Obispo.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies