El obispo de San Sebastián pide a sus feligreses que sepan adaptarse a los cambios

Actualizado 25/12/2009 16:06:18 CET

SAN SEBASTIÁN, 25 Dic. (EUROPA PRESS) -

El obispo de San Sebastián, Juan María Uriarte, presidió hoy en la catedral del Buen Pastor de la capital guipuzcoana su última misa de Navidad antes de ser relevado en el cargo el próximo 9 de enero por José Ignacio Munilla. En su homilía, Uriarte instó a los feligreses a recuperar las actitudes de la infancia, entre ellas, adaptarse al cambio.

Aunque Uriarte no hizo referencias directas a la polémica surgida después de que buena parte de la iglesia guipuzcoana haya expresado su rechazo al nombramiento de Munilla, recordó que "el niño se adapta con facilidad a un nuevo comienzo. La disposición al cambio nos hace capaces de convertirnos, de iniciar una nueva vida".

"Muchos estamos convencidos de que no tenemos que cambiar y otros de que, por mucho que nos empeñemos, no lograremos cambiar. He aquí dos actitudes contradictorias con el espíritu de un Dios que se hace niño", añadió.

Como contraposición a los niños, el obispo donostiarra indicó que a los adultos les cuesta cambiar porque se aferran a "lo viejo que llevan dentro, a sus hábitos". "El niño por la gracia de Dios nos enseña que es posible la conversión", señaló.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies