El obispo de Tenerife asegura que "abusar de un menor es un pecado gravísimo" y que "nunca lo ha pretendido justificar"

Actualizado 22/01/2008 19:16:04 CET

MADRID, 22 Ene. (EUROPA PRESS) -

El obispo de Tenerife, Bernardo Alvarez, afirmó hoy que "abusar de un menor" es un "pecado gravísimo" y que nunca lo ha "pretendido justificar".

En declaraciones a la televisión autonómica canaria, recogidas por Europa Press, el prelado afirmó que no ha pretendido "justificar" en "ningún caso" el abuso de menores que es "siempre absolutamente reprobable". Además, señaló que no sólo se trata de un "pecado gravísimo", sino que, además, es "jurídicamente un delito".

El pasado 27 de diciembre el obispo indicó en una entrevista al diario 'La Provincia' de Las Palmas que hay menores de edad que "consienten" mantener relaciones sexuales y que "incluso, si te descuidas, te provocan".

Según indicó, "puede haber menores que sí lo consientan y, de hecho los hay". "Hay adolescentes de 13 años que son menores y están perfectamente de acuerdo, y además deseándolo. Incluso si te descuidas te provocan", destacó.

Posteriormente, tras la polémica suscitada en los medios de comunicación, el Obispado de Tenerife matizó que Álvarez no pretendía justificar ni comprender un fenómeno "absolutamente rechazable" como es el abuso de menores.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies