Los obispos animan a apuntarse a clase de Religión porque ayuda a "entender la historia" y "fomenta la solidaridad"

 

Los obispos animan a apuntarse a clase de Religión porque ayuda a "entender la historia" y "fomenta la solidaridad"

347432.1.644.368.20170327135537
Vídeo de la noticia
Publicado 27/03/2017 13:55:37CET

   MADRID, 27 Mar. (EUROPA PRESS) -

   Los obispos españoles han lanzado una campaña para invitar a padres de alumnos y adolescentes a apuntarse a la clase de Religión porque ayuda a entender la historia, las tensiones en Oriente Medio, la preocupación por los refugiados y fomenta la solidaridad; y piden que el Pacto Educativo mantenga el carácter evaluable de esta materia, es decir, que cuente para nota.

   Bajo el lema 'Me apunto a Religión', la campaña, impulsada por la Comisión de Enseñanza y Catequesis de la Conferencia Episcopal Española (CEE), se dirige a los padres de los alumnos y a los adolescentes de entre 13 y 17 años. Según los datos de la CEE, publicados la semana pasada, un 46% de los alumnos de Bachillerato se apuntaron a Religión este curso 2016-2017 (37% en la escuela pública) y un 58% en la ESO (46% en la pública).

   A todos ellos quieren informarles de que inscribirse en esta asignatura les permitirá no solo aprender los principios del Cristianismo sino también "entender las claves que han formado la historia, la política, el arte, las costumbres, la cultura, las leyes".

   Entre las razones para apuntarse a esta asignatura, que se recogen en la web 'www.meapuntoareligion.com', los obispos aseguran que la clase de Religión les ayudará a comprender el mundo en el que viven: "las tensiones en Oriente Medio, el liderazgo del Papa Francisco, la necesidad del cuidado de la naturaleza, la preocupación por los refugiados, la persecución sistemática de los cristianos en Oriente y África y las causas del terrorismo".

   Asimismo, defienden que la materia enseña a los estudiantes a "dialogar con otras religiones" y les aporta valores humanos fundamentales. "Fomenta la solidaridad, la tolerancia, el respeto, el compromiso, la opción por los más necesitados, la lucha por la justicia", afirman en la web.

   Si bien, precisan que la asignatura de religión "no es catequesis" y "no evalúa la fe sino el conocimiento". "En religión no se te pregunta por tus creencias, sino sobre el contenido de la asignatura impartida. El respeto a la libertad de cada alumno es total, porque la fe es un acto de la libertad de la persona", remachan.

   El obispo de Segovia y presidente de la Comisión de Enseñanza de la CEE, César Franco, ha defendido este lunes 27 de marzo en rueda de prensa en Madrid que la clase de Religión "se ajusta a la legalidad, a la experiencia europea" y va dirigida tanto a creyentes como a no creyentes pues "refuerza las convicciones" de los primeros al tiempo que "ayuda a entender el hecho religioso" a los segundos.

   La campaña, desarrollada por la Agencia 101 y con un presupuesto de 150.000 euros, se difundirá a través de Internet y las redes sociales, como Facebook e Instagram, para llegar a los más jóvenes y transmitirles el mensaje de que "una educación sin Religión no es una educación completa" y de que esta asignatura aporta "un plus" porque no solo se enseña quién es Jesucristo sino también tolerancia y conocimiento de la cultura, tal y como ha añadido el director de la Oficina de Prensa de la CEE, Josetxo Vera.

QUE LA RELIGIÓN CUENTE PARA NOTA

   Por otro lado, de cara al Pacto de Estado por la Educación que se está gestando en el Congreso y en el que los obispos quieren participar con una sola voz junto a las organizaciones de iglesia del campo educativo, monseñor César Franco ha indicado que quieren que la asignatura se mantenga como "evaluable", es decir, que cuente para la nota final. En cualquier caso, ha admitido que este punto aún está en estudio.

   En cuanto a la posibilidad de que la clase de Religión católica se sustituyese por una en la que se estudie el hecho religioso, César Franco ha enumerado los modelos vigentes en Europa: multiconfesional (en el cual entraría España y que consiste en que se da una clase por cada religión con representación), monoconfesional (en el que solo se imparte clase de una confesión); extraescolar, y cultural (se enseña el hecho religioso como hecho cultural).

   Los obispos españoles defienden el modelo "confesional" porque, a su juicio, es el que mejor responde al artículo 27 de la Constitución Española que garantiza el derecho de los padres "para que sus hijos reciban la formación religiosa y moral que esté de acuerdo con sus propias convicciones".

"FUERTE SECULARIZACIÓN"

   Atendiendo a los datos de la CEE, un 63% de los alumnos españoles --3,6 millones del total de 5,7 millones de alumnos escolarizados-- ha elegido la clase de Religión católica en el curso 2016-2017, el mismo porcentaje que en 2015-2016. César Franco achaca este estancamiento a una "fuerte secularización" en la sociedad española.

   Además, ha denunciado que en muchos centros educativos no se oferta la clase de Religión y también critica el recorte de las horas de esta asignatura, reducida en algunas comunidades a 45 minutos semanales, una circunstancia que ha llevado a la Iglesia a presentar recursos en cinco comunidades autónomas.

   Este recorte de minutos es un problema para impartir la asignatura de forma adecuada, según reconoce el profesor de Religión Javier Segura --uno de los 23.000 que hay en España-- que ha puesto de relieve el carácter "fundamental" de esta materia para "el día a día" de los niños y jóvenes frente a la idea de que es "una maría".

La actualidad más visitada en EuropaPress logo: La actualidad más vista
Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies